-Por Andres Alburquerque

He tratado de encontrar la grabación original de lo expresado por Rush Limbaugh sobre el hecho de que America aún no está lista para ver a un candidato presidencial besando a otro hombre. Lo que he encontrado es la repuesta de Buttigieg mil veces pero no logro dar con la grabación original de Limbaugh y esto es importante porque prefiero siempre escuchar las palabras originales sin edición. No obstante daré mi opinión al respecto: 
El candidato demócrata Pete Buttigieg posee una ideología que es diametralmente opuesta a la mía; lo prefiero mil veces antes que a Sanders porque no llega al grado de estridencia irracional del anciano de Vermont, pero no comparto su modo de ver las cosas. Ahora, me complace sobremanera el hecho de que no se haya visto obligado a ocultar su sexualidad para poder aspirar a la nominación; en la Cuba dictatorial pude ver a decenas de seres humanos muy valiosos perder sus carreras y sus empleos sólo por el hecho de ser homosexuales; eso es aberrante, es tan grave e injusto como el racismo y me enorgullece que mi país, Estados Unidos de América, al menos no descarte la posibilidad de que este individuo aspire a la presidencia; cualquier tipo de ataque a su persona basado en su inclinación sexual es vergonzosa y la condeno.

Cuando leí del revuelo armado en torno a las palabras de Limbaugh me imaginé que se había reído del candidato; que lo había llamado con alguno de esos ofensivos epitetos que prefiero no repetir aquí. Pero hasta donde he podido encontrar Limbaugh se limita a decir que según él nuestro país no está preparado para ver a un candidato hombre besar a otro hombre y yo ; aunque tengo el privilegio de creer estar preparado coincido al cien por cien con Limbaugh en que la mayoría del país aún no lo está. Por más que mis amigos a la izquierda se empeñen en demonizar la afirmación para mi la misma es tristemente correcta.

Pero voy más lejos: los primeros que no están listos para esto son los afroamericanos; estoy seguro de que los católicos de cualquier raza así como los evangélicos tampoco. Aquí reina una gran hipocresía y una manipulación que asquea. La afirmación refleja la realidad actual y ya pueden los izquierdistas rasgarse las vestiduras. Estos mismos zurdos se pasan la vida mencionando el hecho de que Trump se acostó con Stormy Daniels, a la que llaman prostituta cuando en realidad es una actriz de cine para adultos; profesión totalmente legal en nuestro país. Esos mismos cuelgan una y otra vez fotos de Melania desnuda como si fuese un estigma cuando la fotografía erótica y/o naturalista es perfectamente legal.

La sensibilidad de la izquierda funciona hacia un sólo lado y nosotros estamos en el deber de SIEMPRE verificar cada cosa que sigan y responder con hechos concretos.

Deja un comentario