InicioEspañoles de CubaLa rata tuvo la culpa…

La rata tuvo la culpa…

Date:

Del autor

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

El Museo Nacional del Prado celebra su 203 aniversario

Foto: Trampantojo creado por el grafitero DiegoAS. Foto ©...

Desde Gaspar, en el municipio avileño de Baraguá, justo en calle C, No. 17, nos transmite Rodolfo Barrocal Fraga su indignación con Correos de Cuba por el estado en que recibió diez bultos postales enviados desde España el 12 de noviembre de 2018.

El pasado 17 de enero, luego de más de un mes en Cuba —porque los estuvo rastreando y le dijeron que entraron al país el 12 de diciembre—, él recibió una llamada del correo de su municipio, pues habían arribado los paquetes. La decepción fue cuando la gestora le informó que estaban todos ripiados. Y traían una carta, firmada por directivos de Correos a nivel provincial:

«En ocasión de los días feriados la Gerencia de Cambio Internacional procesó gran cantidad de envíos postales, que trajo consigo tener que agrupar en exceso bultos en pequeños departamentos, incluyendo el baño de hombres. Y precisamente en este último se encontraban más de 50. Todo indica… que por la taza entró una rata, siendo afectados sus bultos postales por dicho roedor».

Rodolfo señala que «mi molestia fue aún mayor al recibir los cinco primeros bultos abiertos y todos ripiados y mordisqueados por el supuesto roedor, el abandono y descuido, o la mano inescrupulosa de algún individuo».

Y le cobraron los envíos al mismo precio. Al reclamar, le dieron un número de teléfono para plantear su queja. Al hacerlo, solo recibió evasivas muestras de indolencia.

«¿Cómo son capaces de almacenar en un baño estos envíos, sin saber si contienen medicinas o alimentos? ¿Por qué los clientes no recibimos los bultos con la misma calidad con que se envían, y lo caro que cuestan esos envíos desde el exterior, y lo difícil que les resultan a los que residen allá gastar ese dinero de enviarlos? ¿Por qué tanta demora en la recepción y llegada de esos bultos a los clientes?», pregunta Rodolfo.

Y ansía que «puedan darme respuesta algún día a mi insatisfacción… Y que no sea la justificación ante lo mal hecho…».

fuente: Juventud Rebelde

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Artículo anterior
Artículo siguiente

Deja un comentario