InicioCulturaIberia y la Atlántida

Iberia y la Atlántida

Date:

Del autor

Sylvie, obra icónica de Öyvind Fahlström, en el Museo Reina Sofía

Madrid, 2 de diciembre de 2022. Querida Ofelia, El Museo Reina...

 El formato original de Mercurio y Argos de Velázquez en el Museo del Prado

Ilustración: Mercurio y Argos (Original sin añadidos con marco...

Margarita Rita Rica Dinamita en el Museo Reina Sofía

Foto: Ceremonia de Amor y Paz en Kaminal Juyú....

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

POEMA IBEROATLANTE

Platón inmortalizó la ceremonia
de los reyes de la Atlántida,
culminada con hierro y paño
frente al toro.

Schulten buscó Tartessos,
por las marismas de la Andalucía
atlántica, quedando prendado
y prendido, y solo

frente al gigantesco arcano
que ofrece la tierra que se ensancha
ante la extensión del mundo.
Schulten pensó algo (¿obvio?)

La Atlántida está en Doñana.
Quién sabe si señalando, con Hércules,
el jardín de las Hespérides por el mismo
océano grande y todo

hacia Canarias y América como
puente de espacio y de tiempo,
como campo prolongado, como
mundo señalado y confirmado.

La Atlántida está en nosotros.
Sus ganados viajaron desde la marisma
hacia América, de norte a sur: El
toro y el caballo. He ahí el huaso,

el chalán, el gaucho, el llanero,
el charro, el vaquero… Plus ultra.
Utraque unum. El mundo se reencuentra
en la frontera que ha marcado

el jinete bravío que ha sabido ser
centauro, exponiendo una Roma atlántica
de vocación universal, volviendo a las raíces
atlantes de sueño despertado.

Por la Atlántida sumergida viajó el Mitras
Tauróctonos que nutrió una tradición
ya existente y exhibida por caudillos iberos,
juntando siglos, tempestades y esperanzas.

La Atlántida sumergida removió la Iberia
también sumergida, refrescándola en un
aluvión de rayos, centellas, destellos y truenos.
Por España. Por las Españas.

La Atlántida ya se puso en pie. Sigue siendo
real. Hay que auscultarla y revivirla.
La liturgia de los míticos reyes nos envalentona,
nos atrae, nos llama

con la Devotio Iberica de la falkata,
con los señores de rebaños y los roncos
cantos de guerra. Resurjamos. Renazcamos.
En nosotros está la Atlántida.

Antonio Moreno Ruiz

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario