Hispanistas

Date:

Del autor

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

El Museo Nacional del Prado celebra su 203 aniversario

Foto: Trampantojo creado por el grafitero DiegoAS. Foto ©...

Los hispanistas, a través de su discurso, hacen sus más profusos elogios a las relaciones de sus respectivos países y de toda América Hispana con la Madre Patria, destacando que a menos que el continente reconociera sus verdaderas raíces, las hispánicas, no podría pavimentarse su camino en el futuro y cumplir un importante papel en el escenario internacional. Es decir, que si la América española negara a España, quedaría instantáneamente baldía de coherencia y sus ideas carecerían de validez.

Es que los pueblos de la Hispanidad constituyen una unidad y viven dominados por su pasión patriótica. Tienen mucho en común que defender: unidad de origen, unidad de cultura y unidad de destino. Estos pueblos viven hermanados por vínculos de idioma, de religión, de cultura y de historia. Estas identidades deben impulsarlos a una empresa casi universal que, desbordando los límites geográficos, integre la verdadera unidad espiritual de los pueblos hispanos. Pero esta empresa no puede interpretarse como un anhelo bélico sino como un afán pacifista.
No es probable que el espíritu territorial llegue jamás entre nosotros a monopolizar el patriotismo. Queramos o no queramos, los pueblos hispánicos tenemos una patria dual: territorial y privativa en un aspecto; espiritual, histórica y común a todos, en el otro. La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto de nuestro destino hispánico.
Hay que dar a conocer que nuestra soledad desde que nos separamos los pueblos hispánicos no es inexpugnable. Todos los caminos llevan al mismo punto: a la comunicación de lo que somos. Y es preciso atravesar la soledad y la aspereza, la incomunicación y el silencio para llegar al recinto mágico en que podemos danzar torpemente o cantar con melancolía; mas en esa danza o en esa canción están consumados los más antiguos ritos de la conciencia: de la conciencia de ser hombres y de creer en un destino común.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Artículo anterior
Artículo siguiente

Deja un comentario