InicioFirmasGarcía Márquez, Saramago e Iberoamérica

García Márquez, Saramago e Iberoamérica

Date:

Del autor

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

El Museo Nacional del Prado celebra su 203 aniversario

Foto: Trampantojo creado por el grafitero DiegoAS. Foto ©...

Fernando Zóbel y su mirada sobre el arte de los grandes maestros en el Museo del Prado

Ilustración: Alegoría de la Castidad, 1505 Lorenzo Lotto Óleo...

Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Más sabían Gabriel García Márquez y José Saramago.

Del colombiano García Márquez traigo a colación la frase de una entrevista que introduje en el prólogo de «Quito fue España (Historia del Realismo Criollo», el imprescindible libro de historia de mi amigo y colega Francisco Núñez del Arco: «Algún día volverán (a América)… se creen más europeos y cada día lo son menos… son españoles, como nosotros…» (Véase especialmente la franja a partir del minuto 16:

Conste que en absoluto concuerdo con muchas de las cosas que García Márquez deja dicho en esta entrevista, mas el momento en cuestión es clarividente.

Del portugués Samarago recuerdo que una vez dijo que a lo mejor teníamos que desprender la Península Ibérica de Europa y ponernos a mirar directamente para América, que eso sería lo más conveniente para todos.

Pues bien, pasados los años, más y mejor lo comprendo. 

¿De qué nos ha servido el europeísmo? ¿De qué nos ha servido estar en la OTAN? ¿De qué nos han servido todas las políticas sobre inmigración y narcotráfico impuestas por Estados Unidos desde el brutal atentado a las Torres Gemelas (que nos tenemos que creer que fue cosa de cuatro moros locos), desmantelando lo que años antes (sí, en la época de Franco) se había hecho con respecto a acuerdos económicos, de estudios y de doble nacionalidad con los países hispanoamericanos? Reitero: ¿De qué ha servido? ¿Para algo? O mejor dicho/preguntado: ¿Quién se ha beneficiado de todo eso? 

Por cierto, ¿de qué estamos hablando cuando hablamos de «Europa»? En Europa nosotros somos latinos, o románicos, o como lo queramos llamar. Podemos tener afinidad con Italia, Grecia, o Francia. Y hasta con Rumanía. A partir de ahí, de lo concreto, es que tendríamos que hablar de acuerdos y bloques. Lo demás, circunstancias varias y cuentos chinos. 

Los que simplifican el tema de la inmigración: ¿De verdad ven justo el anacronismo de conceder la nacionalidad española a los sefarditas (en 1492 no existía la «nacionalidad/ciudadanía» como tal, y España no fue la única en el tema de la expulsión) y no hacer nada al respecto de muchos cubanos y puertorriqueños cuyos abuelos (y hasta padres) eran españoles de pleno derecho? ¿De verdad no es preocupante que desde Gibraltar a las Alpujarras, pasando por la Costa del Sol, estemos colonizados por ingleses, nuestros peores enemigos y con diferencia? ¿Que seamos la panacea del turismo basura de borracheras, porros y casas de putas? ¿Que no nos dejen ser sino los camareros de Europa, si acaso? 

Qué hipocresía y qué simplismo el de unos y el de otros. 

En fin, pues eso: Que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Y más sabían García Márquez y Saramago. A Saramago apenas lo he leído. A García Márquez mucho. Y cada vez lo percibo más rabiosamente realista. 

Hay gente de la que se puede aprender, a pesar de las diferencias. Sin embargo, habrá gente de la que, o nunca se aprende nada, o en todo caso, se aprende qué no hay que hacer, por más «afines» que se digan o parezcan. 

Qué conclusiones, ¿verdad? Será que me hago mayor.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario