-Muy buenas, estimado sr. Martos. Muchas gracias por aceptar la entrevista para “Españoles de Cuba”. Háblenos un poco sobre su trabajo y su situación actual.

Muchas gracias a vosotros por brindarme esta posibilidad. Mi trabajo se desarrolla desde hace 20 años en el mundo de las nuevas tecnologías como desarrollador de aplicaciones web y el de la consultoría informática. En estos momentos trabajo en varios proyectos de desarrollo de portales y también en la administración y mantenimiento de diversas webs. Luego, como bien sabes, también tengo el blog de Historia del Nuevo Mundo en el que reflejo mi pasión por la historia de la América Española.

-¿Qué es la Historia para vd.? ¿Puede servirnos de algo?

La Historia para mí es una forma de escape, es cambiar de mundo y meterme entre sus protagonistas e imaginarme tal y como debió de ser. Es algo apasionante. Nunca pensé dedicarme profesionalmente a la historia pero desde pequeño cuando cogía un libro de historia me metía en la burbuja que se creaba a mi alrededor y, literalmente, alucinaba. Luego, con la llegada de internet y, sobre todo, de los blogs, pensé: “¿Por qué no compartir lo que leo con más gente colgándolo en la web dándole mi toque personal?” y de ahí nació mi blog de Historia del Nuevo Mundo (www.HistoriaDelNuevoMundo.com) que ya va a cumplir 10 añitos en agosto.

-¿Y qué tal con su blog de Historia del Nuevo Mundo?  ¿Cómo evaluarías estos diez años desde su creación?

No puedo estar más contento. El año pasado se batieron todos los records de visitas con 3.584.000 páginas vistas, siendo casi el 90% de visitas desde países hispanoamericanos, lo cual, viendo las opiniones positivas de los visitantes, indica que la acogida en general es bastante buena. Seguiremos trabajando para terminar poco a poco con la leyenda negra que tanto afecta a la identidad de los hispanos y recuperar nuestra historia común mirándola con orgullo y sentimiento, no con odio y resentimiento como hacen algunos. Pero sin caer en la leyenda dorada ni leyenda blanca. Hay que conocer lo bueno de la Hispanidad pero reconociendo lo que se hizo mal, que también lo hubo.

-A veces pienso que el pasado reciente de Hispanoamérica no es sino un adelanto de lo que está por venir en España, especialmente por el lado negativo del asunto.  Siendo vd.  español y residiendo en Santo Domingo, ¿percibe algún paralelismo con lo que empezó en Venezuela a finales de los años ‘90 y lo que ocurre en España actualmente, en especial por obra y gracia de determinado partido político?

La política internacional es muy complicada. Yo creo que las condiciones que se dan actualmente en España no son similares a las de Venezuela de los años 90, ni tampoco el mismo entorno regional. En España no hay naciones vecinas presionando para cambios de regímenes de un color o de otro. Los de Podemos han sido muy oportunistas y han aparecido en un momento de desprestigio del bipartidismo y muchos votantes tradicionalmente de izquierdas probaron la fórmula podemita votando por ellos, pero no han sido tontos y con el tiempo se han dado cuenta de lo que suponía esta gente y han retornado al PSOE dejando a Podemos en lo que realmente va a ser: una Izquierda Unida que ronda el 10-12% de los votos.  Ahora se ha abierto en España un nuevo panorama político con la irrupción de varios partidos que están fragmentando al país y puede afectar a la gestión gubernativa de la nación pero creo que se saldrá adelante sin entrar en aventuras revolucionarias que todos sabemos como terminan de mal.

-“Europa” sigue siendo una suerte de paradigma/mantra no sólo para Hispanoamérica, sino también para España. “Europa” se asocia a “libertad”, “progreso”, “tolerancia” … ¿Cuál es su opinión sobre esta idealización?

Los valores de libertad, progreso y tolerancia han de existir para todas las personas y naciones, no han de ser exclusivos de Europa, y en muchos casos paises que se les llena la boca con estos valores son los primeros en imponerle exactamente lo contrario a otros. Así funciona la política.

Yo, personalmente, nunca he creído en Europa como concepto unitario y politico. Creo en Europa como una civilización maravillosa, con cultura, una filosofía y uma historia magníficas. Creo en Europa como un conjunto de naciones obligadas a entenderse pero jamás a unirse ni a caer en manos de burócratas que no se sabe muy bien quien gobierna, bueno, sí se sabe pero no se oficializa. Yo voy a Francia y me siento un extranjero, voy a Cuba o a México y me siento en mi país. Soy europeo pero me siento hispano.

-¿Cuáles son a su juicio los lazos que más unen a los pueblos hispánicos?

Tenemos muchísimos lazos en común: una lengua maravillosa, la religión (aunque cada vez menos), la historia común, la gastronomía mestizada, una arquitectura increíble, una raza común (la mestiza), una forma de ver la vida. Lo que falla son los políticos, su poca visión global y su corrupción.

-¿Qué es para vd. la Hispanidad? ¿Cómo se puede desarrollar este concepto en la teoría y en la práctica?

La Hispanidad es el conjunto de personas y naciones cuyo origen se sitúa en la obra de España en el mundo, su cultura, sus tradiciones, su religión, etc. Como decía antes compartimos muchas cosas y hemos de seguir desarrollando esa cultura, esa forma de ser, por muy lejos que nos encontremos o por muy distintos que sean nuestros entornos. Esta es la teoría, pero la práctica es más difícil, sobre todo teniendo en que los poderes públicos no ayudan  ni tienen interés ninguno en desarrollar ese sentimiento de Hispanidad. La clave es la educación, la cultura, pero mientras estemos en manos de estos políticos, más amigos de lo extranjero que de nosotros mismos, va a ser complicado que busquen una promoción de la Hispanidad. Están más preocupados en promocionar sus nacionalismos excluyentes que una idea común hispana.

-“Españoles de Cuba” tiene un leitmotiv: Reivindicar un cambio en la legislación española para que se reconozca la nacionalidad a los descendientes directos de españoles en América. Por ejemplo, cuando se firmó el Tratado de París en 1898, muchísimos españoles americanos fueron excluidos de su nacionalidad. Este agravio histórico podría subsanarse hoy con una Ley de descendientes como la que ya existe en algunos países de nuestro entorno (por ejemplo, la “ley de nietos” de Portugal o la “ley de bisnietos” de Italia).  ¿Qué opina vd. al respecto?

Sería un paso muy importante para unir aún más a los españoles de ambos hemisferios. Crearía un lazo muy interesante. Hay que seguir trabajando en ese tema.

-¿Cuáles cree vd. que serán los mayores desafíos que habremos de enfrentar los hispanos de cara al futuro?

El mayor desafío es que los hispanos de todo el mundo lean y aprendan su historia común con otros ojos, no la que ha impuesto la historiografía oficial de los estados derivados de las independencias. Hay que aprender de lo bueno y de lo malo y buscar los puntos en común que nos hagan crecer como una comunidad fuerte y unida. Cuando logremos esto nos daremos cuenta de que el esfuerzo ha valido la pena y se reconocerá nuestro peso en el mundo.

-Muchísimas gracias por su tiempo, sr. Martos. Para finalizar, ¿algún mensaje para nuestros lectores de ambas orillas?

A los hispanos de ambos lado del Atlántico les diría que busquen lo positivo, que busquen los puntos buenos que tenemos en común y les demos más peso a la hora de valorarnos, sin olvidar los negativos evidenemente, que ya encontraremos la fórmula para comprendernos y sentirnos como esos hermanos que somos.

Artículo anteriorAndalucismo: Islamofilia progresista
Artículo siguienteSidi Ifni: Los héroes del I Tabor

Deja un comentario