Foto: Palacio Real Bang Pa-In

París, 27 de diciembre de 2019.

Querida Ofelia:

Después de desayunar el 7 de diciembre de 2019 en el lujoso Hotel Ramada Plaza, nos trasladamos a Ayutthaya, donde nuestro primer destino fueron  las fascinantes ruinas de la ciudad antigua, que forman el hoy  llamado Parque Histórico deAyutthaya, reconocido Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Al explorar la zona, conseguimos percibir la estructura urbana original, compuesta por fosos, palacios y majestuosos templos decorados con filas de enigmáticas estatuas de piedra de Buda. La riqueza de las pagodas y de las residencias y el gran número de canales navegables le han valido el sobrenombre de «Venecia del Este».

Después visitamos el encantador e importante complejo del Palacio Real BangPa-In, conocido también como Palacio de Verano construido en 1632, famoso por sus ejemplos eclécticos de arquitectura tailandesa, europea y china. El palacio lo componen cinco edificios imponentes cuyas formas y elementos decorativos nos llevan de paseo por el mundo, desde Asia a Europa, ofreciéndonos algún aspecto de la vida cotidiana de la familia real. Un observatorio situado sobre un islote nos ofrece vistas impresionantes del campo circundante.

De pronto surgió un dragón de Komodo por detrás del Palacio Chino que me dejó estupefacto, pues sé que su mordida es mortal. Ni me moví y él siguió su camino hacia el estanque.

A continuación entramos en el Wat Phra Sri Sanphet, el templo más importante entre las ruinas del antiguo complejo del Gran Palacio Real, que en el pasado tenía las mimas funciones que el Templo del Buda Esmeralda de Bangkok.

Nuestra excursión prosiguió en el Wihan Phra Mongkhon Bophit, donde se conserva una de las estatuas más grandes del mundo que representa a Buda sentado junto a estatuas más pequeñas halladas en el mismo lugar.

Por último visitamos la Wat Yai Chai Mongkon, una majestuosa pagoda dedicada a la meditación, erigida en 1357 por el rey U Thong cuyos restos son visibles desde muy lejos.

El almuerzo a base de especialidades tailandesas tuvo lugar en el restaurante del espléndido Kantary Hotel en un restaurante local.

En una tienda vimos grandes sacos de plástico transparente con bolitas de comida en colores. El guía nos explicó que en el interior de cada uno había un animal muerto y eran para lanzarlos abiertos al río como ofrendas religiosas.

Volvimos al puerto de Laem Chabang por una modernísima carretera.

Recuerdo que cuando vi la película “El Rey y yo” con Deborah Kerr y Yul Brynner en el cine Muñiz de mi Camajuaní querido, le pregunté a mi maestra de tercer grado Fefita Menéndez que dónde estaba Siam y me respondió: “Debajo de China”.  En aquel momento no habría podido imaginar que un día lo visitaría.

Puedes ver todas las fotos que tomé ese día en mi página de Facebook.

Esa noche tuvimos una Cena de gala a bordo.

Menú a cargo del Executive Chef Gennaro Chiatto

Antipasti

Composición de camarones con salsa de maracuyá

Jamón y Melón

Tempura de verduras con salsa de soja

Primi Piatti


Crema de alubias blancas

 Ravioles de papa con crema de parmesano y jamón

 Risotto con rúcula, calabaza y camarones

Secondi Piatti

Calamares del Golfo rellenos de mariscos

Terrera cocinada a baja   con papa escalfada y sabores de jardín

Gallina de Guinea rellena, cebada con espárragos

Strudel de arroz y verduras con coulis de pimienta

Insalata e Selezione di Formaggi

 
Ensalada mixta

Selección de quesos: queso cremoso, Provolone. Fontal

Dolci

Pastel de chocolate

Semifreddo de drambuie  y coco

 Crema exótica con coulis de frambuesa (sin azúcar añadido)

Plato de fruta variada

El bello espectáculo del Teatro Rex  fue “Kings and Queens”.

Esa noche el Costa Fortuna partió hacia el puerto de Sihanoukville, en Cambodia.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí