El Museo del Prado celebra el 40 aniversario de su Fundación de Amigo

0
104

Ilustración: Concepción Serrano, después condesa de Santovenia. Eduardo Rosales. Óleo sobre lienzo 1871. Madrid, Museo Nacional del Prado Donación del Banco de España, la Caja Postal de Ahorros y la Fundación Amigos del Museo del Prado, 1982.

Madrid, 13 de septiembre de 2021.

Querida Ofelia,

“Cuarenta años de amistad. Donaciones de la Fundación Amigos del Museo del Prado”, comisariada por Alberto Pancorbo, Responsable del Departamento de Actividades de la Fundación Amigos del Museo del Prado, con el asesoramiento Javier Portús, Jefe de Conservación del Pintura Española del Museo Nacional del Prado, es la exposición que conmemora el cuarenta aniversario de la institución y constituye un reconocimiento y homenaje a todos los Amigos que durante estas cuatro décadas han brindado su apoyo al Museo.

A lo largo de ese periodo de tiempo, la Fundación ha colaborado en el desarrollo de la difusión, el estudio y el acrecentamiento de las colecciones del Prado, contando con la generosidad de todos sus Amigos y la colaboración de diferentes entidades e instituciones, implicando así a la sociedad con el objetivo de lograr sus fines de apoyo al Museo del Prado. Para Carlos Zurita, Duque de Soria, Presidente de la Fundación Amigos del Museo del Prado, “es un enorme orgullo ver reunidos en esta exposición los frutos de la generosidad de tantos y tantos Amigos, gracias a los cuales nuestra institución ha podido aportar su granito de arena a la colección del Museo del Prado. Cada una de estas obras constituye el testimonio del amor por el Museo y la fidelidad a la hora de prestarle su apoyo de todos ellos”.

La exposición recoge los diferentes modos en los que la Fundación ha colaborado en el enriquecimiento de los fondos del Museo por medio de un valioso conjunto de obras que abarcan más de quinientos años, desde los primeros años del siglo XVI al siglo XXI, y que incluyen todo tipo de técnicas, del dibujo a la pintura y la escultura y del grabado a la fotografía. En palabras de Miguel Falomir, Director del Museo Nacional del Prado: “Desde su nacimiento en 1980, la Fundación siempre ha sido receptiva a las peticiones de muy variada índole que le ha ido transmitiendo el Museo y las ha atendido según sus posibilidades, pero también ha tomado la iniciativa con acciones tan relevantes y novedosas”.

Las obras se distribuyen en cuatro secciones que hacen referencia a diferentes modos en los que la Fundación ha colaborado en el enriquecimiento las colecciones del Museo. La primera de ellas, presidida por La Virgen de la granada de Fra Angelico, muestra el grueso de las obras donadas y culmina con el Aníbal vencedor, que por primera vez mira Italia desde los Alpes de Goya, obra donada por la Fundación con motivo de su cuarenta aniversario. La segunda recoge una selección de doce obras de las noventa y seis realizadas por artistas contemporáneos a los que la Fundación invitó a dialogar con las colecciones del Prado y que posteriormente donó al Museo. La tercera muestra las obras que proceden de donaciones de la Comisión de Dibujos y Estampas que la institución creó, dentro del Círculo Velázquez, con el fin de contribuir a enriquecer dicha colección. La última sección se dedica a las obras que tienen relación con la vertiente más internacional de la Fundación, bien donadas por su Patronato Internacional, o a American Friends of the Prado Museum, organización con la que comparte objetivos.

CUARENTA AÑOS DE AMISTAD. DONACIONES DE LA FUNDACIÓN AMIGOS DEL MUSEO DEL PRADO

LA EXPOSICIÓN

Esta exposición reconoce y rinde homenaje a las decenas de miles de Amigos que han brindado su apoyo al Museo, y lo hace reuniendo por primera vez todas las obras donadas por la Fundación Amigos del Museo del Prado y aquellas en cuya adquisición ha participado en sus cuatro décadas de historia gracias a la generosidad de sus miembros.

Desde que en 1897 naciera la Société des Amis du Louvre, con el objetivo, señalado en sus estatutos, de «enriquecer las colecciones del museo», la donación de obras de arte pasó a convertirse en un fin fundamental de las asociaciones de amigos de los museos que, teniéndola a ella como ejemplo, proliferaron primero en Europa y no mucho después en el resto del mundo.

Del mismo modo, cuando en diciembre de 1980 vio la luz la Fundación Amigos del Museo del Prado, y aunque los fines que igualmente establecían sus estatutos eran de mayor amplitud que los de los amigos del Louvre: «Apoyar las actividades culturales del Museo del Prado, extender el conocimiento de este y contribuir, en la medida de lo posible, a los fondos artísticos de su colección», la institución se puso manos a la obra para aportar su grano de arena al que es el más esencial fundamento del Museo: su colección. Esta labor ha continuado hasta la actualidad, como se muestra en las cuatro secciones que ordenan las obras de esta exposición y que ilustran los diferentes modos en los que la Fundación ha colaborado en el enriquecimiento patrimonial del Prado, a menudo mediante fórmulas que la singularizan de otros donantes.

Una historia de generosidad

A lo largo de su existencia, la Fundación Amigos del Museo del Prado ha logrado implicar a la sociedad en su deseo de fortalecer y ampliar las colecciones del Prado. Las donaciones que aquí se muestran, desde la primera, el retrato de Concepción Serrano, después condesa de Santovenia de Eduardo Rosales, de 1982, hasta la última, Aníbal vencedor, que por primera vez mira Italia desde los Alpes de Francisco de Goya, de 2020, con el que la Fundación celebró su cuarenta aniversario, son fruto en buena medida del apoyo sostenido y desinteresado de todos sus Amigos. Aunque la naturaleza del conjunto es necesariamente miscelánea, las obras que lo integran tienen un denominador común: constituyen aportes coherentes y relevantes a las colecciones en las que se integran, como muestra el hecho de que prácticamente todas ellas se expongan permanentemente en un museo tan selectivo como el Prado. Al comparar la relación de donaciones con lo que en las últimas décadas ha ofrecido el mercado del arte, destaca la calidad de estas incorporaciones y su pertinencia en relación con las necesidades del Museo, algo que no es sino el reflejo del buen entendimiento entre la Fundación y el Prado.

Del futuro al pasado

En 1991 la Fundación invitó a doce artistas contemporáneos a realizar una colección de obra gráfica inspirándose en los fondos del Prado. El acto de dar voz a creadores vivos dentro del Museo, que cristalizó en la que fue la primera exposición de arte del siglo XX celebrada en el Prado, apenas contaba con precedentes en ese momento, incluso en el ámbito internacional. En palabras del promotor de la iniciativa, Francisco Calvo Serraller, la muestra no era sino la constatación de «cómo el arte de los antiguos maestros había estimulado la creación de la obra propia, prolongando así la vanguardia, el intemporal misterio del arte». La vocación de mirar de una manera unitaria la historia del arte y mostrar las imbricaciones entre antiguos y modernos estuvo presente en la Fundación desde sus comienzos, pues ya su primer presidente, Enrique Lafuente Ferrari, reivindicaba que el estudio del arte del pasado no solo no era incompatible con la atracción por el arte del presente, sino que el conocimiento de uno podía ayudar a la comprensión del otro. Siguiendo ese mismo espíritu, en 2007 y 2018 la Fundación volvió a convocar a dos nuevos grupos de creadores para que reflexionaran sobre el Prado. Estas tres iniciativas se materializaron en un conjunto de 96 obras realizadas por 36 artistas de diferentes generaciones y estilos que han sido donadas al Museo y de las que aquí se expone una selección.

 La Comisión de Dibujos y Estampas

Con el objetivo de estimular las donaciones y de incentivar la implicación de los miembros del Círculo Velázquez en el enriquecimiento de los fondos del Museo, la Fundación constituyó en 2018 la Comisión de Dibujos y Estampas. El compromiso de sus miembros es realizar aportaciones extraordinarias que permitan donar al Museo obras de esta naturaleza propuestas por el correspondiente departamento del Prado. La Comisión comenzó a dar sus frutos ya en el primer año de su nacimiento con la entrega al Museo de una estampa de Goya y una copia de esta dibujada por Isidoro Brun. Estas obras señalaban ya el camino de la Comisión, pues todas sus donaciones han estado relacionadas con el artista aragonés. Al mismo tiempo, eran aportaciones que continuaban y renovaban la larga vinculación de la Fundación con Goya, el artista más representado en esta muestra. Así, por ejemplo, la primera exposición realizada por la institución fue Goya en las colecciones madrileñas, celebrada en 1983 y comisariada por Enrique Lafuente Ferrari, su primer presidente y un reputado especialista en el pintor.

El Patronato Internacional y American Friends of the Prado Museum

La vertiente más internacional de la Fundación también ha desempeñado un destacado papel a la hora de acrecentar y completar las colecciones del Museo gracias por un lado a su Patronato Internacional, y por otro a los American Friends of the Prado Museum. La generosidad de un miembro del primero hizo posible la donación de la Visita de la reina María Amalia de Sajonia al Arco de Trajano en Benevento de Antonio Joli, con la que se conmemoró el treinta aniversario de la Fundación. En el seno del Patronato Internacional se creó asimismo en 2018 la Comisión de Arte Virreinal, destinada a impulsar la adquisición de obras de arte americano de ese periodo. Al empeño de dos Patronos Internacionales se deben igualmente los American Friends, que han logrado atraer donaciones de personas físicas y jurídicas estadounidenses con las consiguientes ventajas fiscales vigentes en su territorio. Desde entonces, han recibido importantes donaciones de coleccionistas residentes en Estados Unidos que se exponen en depósito en el Museo del Prado.

CATÁLOGO

El catálogo, estructurado al igual que la exposición en cuatro secciones, además de las fichas de las obras expuestas, incluye un texto introductorio del comisario de la exposición, Alberto Pancorbo y contribuciones de Javier Portús, Miguel Zugaza, José Manuel Matilla y Antonio Muñoz Molina.

120 pp.

P.V.P 16 €

Precio especial para Amigos del Museo: 12€

ACTIVIDADES PRADOEDUCACIÓN

Itinerario por la exposición “Cuarenta años de amistad”

 Jueves de octubre a las 11.00 y 17.00 h

14 participantes como máximo

Inscripción 15 minutos antes en el mostrador de Educación por orden de llegada

RÉGIMEN DE ACCESO

 Para garantizar el mantenimiento de un nivel de aforo regular durante todo su horario de apertura, es imprescindible la selección de Pase Horario para visitar el Museo, en el momento de la adquisición de la entrada. Los pases horarios son cada quince minutos.

La compra de entradas se realizará en internet y taquilla, el precio de la entrada general es de 15 euros (reducida o gratuita, conforme a las condiciones establecidas) y permite también la visita a la colección permanente y las exposiciones temporales coincidentes con su calendario de apertura.

De lunes a sábado de 18.00 a 20.00 horas, y domingos y festivos de 17:00 a 19:00 horas, el acceso al Museo es gratuito.

El horario de visita será de lunes a sábado, de 10.00 a 20.00h., y domingos o festivos, de 10.00 a 19:00 horas (último acceso 45 minutos antes del cierre).

LA FUNDACIÓN AMIGOS DEL MUSEO DEL PRADO

La Fundación Amigos del Museo del Prado es una institución cultural privada sin ánimo de lucro cuyo origen se sitúa en diciembre de 1980 a partir de la iniciativa de un grupo de fundadores, que en torno a la figura del historiador Enrique Lafuente Ferrari aportaron el primer capital necesario para desarrollar el proyecto.

La institución ejerce una doble labor ya que además de su respaldo al Prado, fomenta la incorporación de Amigos del Museo con el objetivo de que constituyan un soporte amplio y comprometido en el tiempo. Desde su creación, numerosos particulares, instituciones y empresas han contribuido al cumplimiento de su fin fundacional.

La trayectoria de la Fundación ha merecido el reconocimiento de la sociedad a través de diversas distinciones como la Medalla de Oro en el Mérito en las Bellas Artes del Ministerio de Cultura, concedida en 1996, y la Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, otorgada en 2003.

Un gran abrazo desde nuestra querida y culta Madrid,

Félix José Hernández.

Deja un comentario