Lo mejor de la América Española,
se concentró en Cuba y Puerto Rico,
desde el ibérico emprendedor al
realista obstinado y expeditivo,
que siendo mestizo, criollo o negro,
a las Antillas arribó decidido,
queriendo continuar con España,
labrando un interesante destino.

Mas un día, elementos traicioneros,
rompieron ya del todo el hispano equilibrio,
y de receptores de inmigrantes a emigrantes,
pasaron aquellos españoles ultramarinos.

Empero, todo río vuelve a su cauce,
y se acerca la hora de un timón divino,
cuya providencia ha de reunir entre el océano,
a la patria que, aun teniendo el corazón malherido,
todavía sabe soñar despierta, y eso la hará
retornar en la comunión de su camino.

Estemos alerta hermanos, preparados con
corazón y cabeza. Que no falte pragmatismo,
ni tampoco lealtad y altura de miras.
Vamos allá, que es el momento decisivo
del patriotismo y la justicia, y ante la Historia,
abofetear a los criminales separatistas,
que no son más que los tontos útiles de
aquellos que son nuestros históricos enemigos.

¡Vamos con todo!
¡Cuba y Puerto Rico!

-Antonio Moreno Ruiz

Deja un comentario