Cuba, EE.UU. y el Vaticano, las mismas democracias

0
72

Los tres países están encuadrados en el mismo ranquin de la democracia mundial; pero, con la diferencia que uno, EE.UU. tiene un potente ejército que va y viene donde lo mandan las empresas multinacionales gringas; y, el otro, Ciudad del Vaticano, dicen representar a un dios del que ni dios sabe; y Cuba ofrece unos recursos humanos que dentro del inmenso continente Indiano, son los que mejor formación intelectual tienen para ser explotados por el capitalismo con la bendición apostólica de su santidad vaticana.

Por tanto, como los EE.UU. a modo parásito tan solo le ofrecen “su amistad” a países que sus empresas multinacionales le indican, por el momento, el hacerse con una masa laboral preparada intelectualmente, caso de Cuba, porque países con recursos a chupar tienen ya de sobra, es un objetivo que llevan en su cartera no solo pensando en ello las empresas de la rama de la denominada salud, sino todas aquellas de otras actividades varias cuyos accionistas viven en un dolor y una queja constante porque cada vez les resulta más difícil encontrar gente preparada para esclavizar con rentabilidad en sus negocios.

Y el estado Ciudad del Vaticano, surgido territorialmente por su enorme aporte al fascismo italiano, que, en pago a que allí y donde haya un fascista poderoso, siempre habrá una sombra de campana católica que lo ampare y repique en su necesidad social redentora, tiene experiencia y sabe que con su basamento económico logrado y almacenado, desde la segunda fila de butacas se ve igual la película que si te sientas en la primera, y siempre hay un segmento poblacional que sigue creyendo en las brujas, seguramente porque le interesa creer.

En resumen, que los dos grandes citados países “democráticos” EE.UU. y el Vaticano, no es que les preocupe o no la democracia cubana, sino que están durmiendo intranquilos porque hasta el momento, por más que han apretado y aprietan diariamente, el número de cubanos que están metiendo en nómina, es mínimo comparando el potencial isleño que está fuera de sus garras esclavizadoras campeando por la isla que, seguramente porque goza de un clima amable, sus gentes lo son y su formación y educación la más avanzada del continente al que tanto le debemos todos.

Y en la indicada deuda que le debemos casi todos los pueblos al continente Indiano, el Vaticano y los EE.UU., a diferencia de los demás países, ellos están en una deuda terrible con Las Indias, por todo lo que le llevan estrujado y robado, y, encima procuran, por todos los medios, que son muchos, robarlos y no dejarlos que descansen ni de día ni de noche.

Por eso resulta esperpéntico y dramático, que dos países, Vaticano y EE.UU. que no saben ni el color que tiene la democracia y están incluidos con todos los honores de su carencia entre los países menos democráticos del planeta tierra, aleguen para el logro de sus fines, de hacerse con la mano de obra cualificada cubana y su hermoso país, que todo su celo posesivo lo basen en llenar de democracia la isla de Cuba.

Y como tanto los EE.UU. como el Vaticano, saben perfectamente que la insolidaridad mundial es una triste realidad que nos inunda a todos, y que hasta que no llegan los malos a golpear en nuestra propia puerta, todo lo demás acontece fuera de nosotros, y no nos preocupa lo más mínimo.

Y basados en ese principio asqueroso del mundo mundial, junto al reparto de algunos dineros en los medios y lugares adecuados, todo va rodando y aplaudido por el vecindario.

Salud y felicidad Sin covid. Juan Eladio Palmis.

Deja un comentario