No pretendemos decir que Flores, expresidente salvadoreño, fuera perfecto. Pero sin duda, se llenó de valor y coherencia al señalar a Fidel Castro como gran desestabilizador de América (cabría añadir que también de África) y responsable de múltiples baños de sangre con su G2 a cuestas, bien entrenados por la brutal tiranía soviética.

Aunque ya han pasado algunos años de aquella Cumbre Iberoamericana, no pierde ni un ápice de vigencia, máxime con la nueva ofensiva castrochavista contra todo el mundo hispano.

Véase:

Deja un comentario