Castellano-leoneses de Cuba celebran el Día Internacional del Migrante

0
555

La Agrupación de Sociedades Castellanas y Leonesas de Cuba (Ascyl) celebró el pasado 8 de diciembre el Día Internacional del Migrante con una actividad socio-cultural en el salón de actos del Club Villarino de La Habana. Al encuentro asistió más de un centenar de personas: emigrantes, representantes del CRE y de la FSEC, directivos y asociados de las siete entidades afiliadas a la Ascyl, así como presidentes de sociedades españolas, asociadas premiadas en el concurso ‘¿Qué sentimientos le inspira Castilla y León y Cuba’, jóvenes participantes en los actos por el 500º aniversario de La Habana, en el concurso ‘Recordando mis raíces’ y otros invitados.

La presidenta de la Ascyl, María Antonia Rabanillo, pronunció las palabras centrales de la celebración: “Nos reunimos en el marco de los 500 años de La Habana para homenajear a los emigrantes asociados a las entidades de Castilla y León en la actividad más importante que realiza la Agrupación durante el año. Para ustedes nuestro más cariñoso saludo, y para los que ya no están nuestro recuerdo agradecido”.

Dio a conocer la próxima llegada a Cuba del libro ‘El atractivo de una ciudad cosmopolita: castellanos y leoneses en La Habana’, obra publicada por la UNED bajo la dirección del profesor Juan Andrés Blanco, así como la realización por la Agencia Ical y la colaboración de la Ascyl del documental ‘Al son de La Habana’.

Y concluyó, “hoy queremos rendir homenaje a aquellos castellanos y leoneses que dejaron su huella en nuestra ciudad, tanto en la colonia, como los que fundaron en la República las sociedades que representamos, y a ustedes, que hoy siguen dando su cariño y presencia, y comenzaremos por nuestro capellán, fray Manuel Uña, zamorano, vicario de los Dominicos en Cuba, quien representará a la Comunidad de Castilla y León en la actividad central del Consejo de Residentes Españoles (CRE) por el Día Internacional del Migrante el próximo 18 de diciembre”.

El conocido fraile dominico agradeció a la Agrupación, a su presidenta y al Club Villarino “por la deferencia y por la confianza” en su persona, y aunque se reconoció como un emigrante manifestó “yo en La Habana no me siento emigrante, me siento en mi casa. Dios me ha traído a La Habana donde estoy desde 1993, ya tengo 84 años, es la última etapa de mi vida y le doy gracias a Dios porque me siento acogido, me siento feliz, y me siento muy honrado de que ustedes cuenten conmigo” concluyó.

A continuación, veinte emigrantes de Castilla y León y de otras comunidades de España fueron agasajados con obsequios y fascículos de la conferencia ‘Sentir La Habana con espíritu dominico’, disertación impartida por fray Manuel Uña Fernández con motivo de los 500 años de la fundación de La Habana y editada ahora por la Ascyl.

1 COMENTARIO

Deja un comentario