EL CAMINO DE ETIOPÍA

Empezaste a buscar,
(y el que busca, encuentra)
y todo te llevaba a Etiopía.

Seguiste insistiendo en la búsqueda,
y más se te acercaba Etiopía.

Invocaste a un rey, a un león, ¡el Negus!
El mismo que arribó desde Etiopía.

De la raíz salomónida, el último
emperador cristiano de África,
Haile Selassie de Etiopía.

Y tú, niño perdido y hallado
en el templo de Etiopía,

te redimiste abrazado a la cóptica
cruz, implementando la trinitaria
bandera de Etiopía,

alcanzando la plenitud vital,
encontrando el camino
de Cristo, por Etiopía.

¡Bob Marley! Eterna y celestial
música hacia Etiopía.

Antonio Moreno Ruiz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí