Aclaración sobre nuestra Carta al Presidente Electo de los Estados Unidos

0
324

José Gabriel Barrenechea.

En una publicación que da noticia de nuestra Carta Abierta al Presidente de los Estados Unidos, se nos presenta como de pedir la abrogación y el levantamiento de las sanciones y el Embargo, pero siempre que el régimen cubano cumpla con un grupo de condiciones. Lo cual es una errónea interpretación de nuestro texto.

En lo personal no estamos por condicionar ni la eliminación de las sanciones dejadas por la administración Trump, ni el levantamiento del Embargo. Es solo que reconocemos el derecho de otros a hacerlo, y el deber de los Estados Unidos a hacerse eco de los pedidos en ese sentido, de parte de sus ciudadanos de origen cubano. Las cartas con el mismo destinatario de La Joven Cuba, y de Carlos Lazo, parten de no reconocer esos derechos y deberes, y por ello no son propuestas políticas que puedan ser consensuadas por todos los interesados, sino imposiciones hechas desde supuestas posiciones de superioridad moral, que no ayudan a nadie, excepto al régimen cubano.

En nuestra Carta partimos de pedirle al Presidente abrogue incondicionalmente todo lo que está en su mano en cuanto a limitaciones para un intercambio normal entre nuestros dos países. Es en una segunda parte del documento que le agregamos como sugerencia al Ejecutivo un conjunto de condiciones a pedir al gobierno cubano, para conseguir los apoyos necesarios en el Legislativo para el levantamiento del Embargo. Algo que solo puede hacer este último, integrado por las dos bancadas de dos coaliciones de partidos (en esencia eso son tanto el Partido Demócrata como el Republicano), una de esas coaliciones en la Oposición.

O sea, no pedimos condicionar, solo que como sabemos ese condicionamiento será inevitable, mientras no privemos de su derecho a quienes piden hacerlo, sugerimos el conjunto de condiciones que consideramos con mayor posibilidad de resultar aceptadas tanto por el gobierno cubano, como por quienes si están por pedir algo a cambio del levantamiento del Embargo.

Ha sido intención de nuestra Carta evitar ser una petición moral dictada desde nuestra conciencia, o nuestro “corazón”. En su lugar hemos elaborado una propuesta política en que admitimos que para borrar el Embargo, o iniciar una Normalización duradera, que no se lleve a bolina un nuevo traspaso de poder Ejecutivo o de balance en el Legislativo, es imprescindible admitir que hay otros que tienen otra visión de la nuestra, sustentada sobre demandas legítimas, a los cuales tenemos que tener en cuenta.

Deja un comentario