Vuelta a empezar

0
193
(FILES) In this file photo taken on September 1, 2021 US President Joe Biden(R) meets with Ukraine's President Volodymyr Zelensky in the Oval Office of the White House in Washington, DC. US President Joe Biden said on December 3, 2021 that he would make it "very, very difficult" for Russia to launch any invasion of Ukraine, which warned that a large-scale attack may be planned for next month. (Photo by Brendan Smialowski / AFP)

Aunque en realidad nunca la jodienda de ir metiendo cizalla por todos y cada uno de los rincones del mundo, para que nunca pueda resplandecer la paz y el trabajo sosegado entre las personas, tal actividad agitadora nunca ha cesado.

Y esa es la actividad primordial de ese conjunto de empresas que son los EE.UU. que empezaron siendo un pueblo de gente como los demás países, y ahora son un sistema supeditado a los caprichos y los deseos avarientos de las empresas comerciales de los grupos, que no solo es que estén por encima de los gobiernos o del bien común de los paisanos, sino que todo el mundo, incluido las fuerzas armadas y las leyes, están sometidas bajo sus caprichos contables.

Si EE.UU. “en defensa de la paz mundial” está jodiendo la marrana en Ucrania para apoderarse de sus recursos y vender armas. Tal y como tenemos montado el kiosco mundial, es lo mismo que si se meten en la casa de otro a sentarse en el sofá del vecino y querer acostarse con la mujer. Y claro ante semejante afrenta, como estamos hablando de gente empresarial que lo primero son los dólares, se puede liar en gordo, y, probablemente de un modo sin retorno a la forma actual de vida.

Los que tenemos edad suficiente, recordamos con horror y miedo cuando los santos, buenos, dulces, y pacíficos EE.UU. llenaron de cohetes destructores Turquía con la esperanza de poder destruir a los ateos comunistas rusos, que su principal defecto y por el que se merecen todos los males posibles, es que no tienen las cuentas de su dinero en los bancos Usa, y no son nada amantes de las sectas religiosas.

Y claro, en repuesta a la acción de EE.UU. de llenar la proximidad geográfica de Rusia de armas destructivas listas y dispuestas a dispararlas sobre los comunistas ateos, que no necesitan los bancos de Usa, los rusos, simplemente le devolvieron la pelota y pusieron un puñado de bocas de cohetes apuntando a los EE.UU. desde Cuba (que se sepa).

Y tal asunto, no es lo mismo que el negociazo de enviar un puñado de hombres a muchos kilómetros de EE.UU. bien pertrechados de productos que hacen las delicias de las empresas tanto de armamento como de multitud de utensilios, como con nostalgia se recuerda el enorme negocio que resultó para las empresas de los EE.UU. tanto la denominada Primera Guerra Mundial, como la Segunda, como las más del centenar de guerras, en menor escala pero muy rentables, que llevan provocando continuamente fuera de su territorio.

Y las provocan fuera de su territorio, porque tal y como tienen montado el chiringuito social, donde lo primero de todo; el valor esencial de su sociedad es el dólar que almacena sin producir ningún bien colectivo, y por supuesto, nada de proteger al débil, existe a lo largo y a lo ancho de todo los EE.UU. un suelo que se mueve bajo los pies de su gente, cansada de mentiras grandilocuentes, e impredecible en el corto plazo.

Volver otra vez a la posición de fieras de los años del siglo pasado, será altamente rentable en dólares para los corporaciones capitalistas; pero, los tiempos de ahora, no son ni parecidos a los de aquellos años cuando los países iban a la guerra con “sus tropas nacionales”; ya que ahora, para empezar no existen los ejército “Regulares”, sino que los estados mayores descansa en los libros contables de la empresas.

El haberse marchado Inglaterra de Europa y juntarse con sus primos de EE.UU y de Australia, ha aumentado, para desgracia de la paz mundial, la posibilidad de tener futuro en el planeta, porque no estamos hablando de ordenos y mandos de gentes que representa a los pueblos, a las gentes, sino que estamos en manos de los balances contables de viejos prostáticos capitalistas con la mentalidad de julepe yo, julepe dios.

Y con un kiosco con semejantes camareros, da mucho horror pensarlo.

Salud y Felicidad, sin covid-22. Juan Eladio Palmis

Deja un comentario