Inicio Europa Sombras gaullistas

Sombras gaullistas

0

El general De Gaulle ha pasado a la historia oficial como uno de los mayores/mejores estadistas de Europa. Desde comunistas a lepenistas lo alaban. Si no gana, empata. Y no seré yo quien niegue sus dotes. No obstante, sobre De Gaulle se suelen omitir -intencionadamente- datos, tales como:

-Su alianza con el marxismo, instigando a los partisanos a cometer atrocidades, así como a las fuerzas coloniales de Marruecos y Senegal, que hicieron lo propio violando italianas.

-Su persecución injusta luego del fin de la Segunda Guerra Mundial, contra figuras que en modo alguno habían sido colaboracionistas con los alemanes. Siempre he pensado que esta persecución sin sentido se debe a un sentimiento de frustración por las continuas derrotas frente a los nazis. No es que De Gaulle fuera el único protagonista, pero desde luego no hizo nada por impedirla, sino al contrario. Con todo, pienso concretamente en dos figuras que sufrieron este injusto calvario, y me explico:

*El mariscal Pétain. Sí, oficialmente el gobernador de la Francia de Vichy, «colaboracionista», pero que al mismo tiempo, traicionó a los alemanes con quienes teóricamente colaboraba, pasando información vital a la Resistencia Francesa durante años. Sin esa información, el -magnificado- papel de la resistencia (donde el chovinismo francés omite constantemente el papel de los exiliados republicanos españoles y sus soldados coloniales africanos) sin duda hubiera sido todavía menor.

*Charles Maurras, intelectual tradicionalista, alma mater de la Acción Francesa, heredero del nacionalismo antiprusiano del siglo XIX y que corrió a bastonazos a los nazis que fueron a buscarle para expresarle su dizque admiración y ofrecérsele como escoltas. Es que, de verdad, acusar a Maurras de colaboracionista con los nazis no fue sólo cosa de ignorantes, sino también de hijos de puta. Años antes, el papa Pío XI había tenido mucha culpa en su injusta condena, desmovilizando un movimiento que hubiera sido toda una fuerza de choque frente a nazis y comunistas.

-Y bueno, eso por no hablar de la actitud de Gaulle ante los pieds-noirs, esto es, los criollos del norte de África. Que sí, que era una guerra que tenía todas las trazas de perderse, ¿pero eso justifica el abandono a su suerte de miles y miles de personas, no sólo franceses, sino también españoles, malteses, italianos, alemanes, suizos, etc. que habían adquirido una cultura criolla francesa, en un fenómeno parecido al de los acadianos? Tanto así que muchos prefirieron exiliarse en España.

En fin, un mito más y un mito menos. Hay que hacer historia y dejarse de leyendas, ni negras ni rosas. Mucha culpa de nuestra errada psique la tiene eso.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil