La llamada de Canarias

LA LLAMADA DE CANARIAS

¡Oh Canarias,
con cuánta fuerza me llamas!

Con tus montes misteriosos,
de arenas negras,
con tu mar de cielo,
de aire suave,
con tu sol imponente,
de volcán paternal.

¡Oh Canarias,
con cuánta fuerza me llamas!

Tú, Europa y América,
ante la inmensidad de África.
Tu fonética tan dulce,
como tu alma y tu música.
Tu sabor es perenne fruta.
Tu energía es de bravos canes.

¡Oh Canarias,
con cuánta fuerza me llamas!

Paraíso de la tierra afortunada,
brisa mecida por delfines,
al alimón de la pesca y el comercio,
para los destellos del ingenio,
de un pueblo de paciencia amante,
que ejerce sempiterna custodia.

¡Oh Canarias,
con cuánta fuerza me llamas!

Espérame, mi niña,
espérame que voy hacia ti,
espérame, que me voy contigo,
acariciando tu paladar de ron,
ante tu esencia
pictórica y pastoril.

¡Oh Canarias,
con cuánta fuerza me llamas!

Antonio Moreno Ruiz

Salir de la versión móvil