Foto: El What Phra Kaew y su Buda de Esmeralda

París, 21 de diciembre de 2019.

Querida Ofelia:

Acabamos de regresar a París después de 13 horas y media de vuelo con la excelente compañía Air France (espacio para las piernas, cómodas butacas, comida y bebidas de calidad, azafatas amables y profesionales, etc).

Fue difícil llegar del aeropuerto Charles de Gaulle hasta casa debido a las huelgas y manifestaciones – que ya duran 17 días – contra la política del gobierno de su excelencia Monsieur Macron.

Nos encontramos con dos noticias muy tristes: las muertes a causas de terribles enfermedades contra las cuales perdieron el combate, de nuestra gran amiga asturiana Teresa Alvarez y del joven Peter Seydel, hijo de nuestra vieja y querida amiga alemana Renate.

Fue un viaje muy enriquecedor desde el punto de vista cultural: templos, espectáculos de danzas, teatros, ciudades muy pobres y otras opulentas y ultracontemporáneas, museos, parques, bosques, junglas, barrios de mansiones fastuosas y otros de chabolas, barrios donde reina la prostitución como en Phuket, etc. En Cambodia recorrimos una ciudad en construcción por capital chino, en el que ya hay 90 casinos, será una especie de “Las Vegas” asiática.

Visitamos lugares extremadamente interesantes en : Cambodia, Malasia, Tailandia y Singapur y sus capitales.

Tuvimos la oportunidad de conocer y establecer amistad con otros turistas , personas muy agradables, como los suecos Christina y Edward, los franceses de la Marie-Françoise y Daniel, Martine y Jean Pierre, etc.

 A pesar de poseer la Tarjeta Perla Diamante – hemos hecho 21 cruceros con esta compañía en los últimos 6 años-, no nos ubicaron en el Restaurante Costa Club, sino en el Michelangelo. Según nos explicó la Sra. María Esther Chong, responsable de Costa Club, fue debido al poco espacio disponible de ese restaurante, en donde había que dar la prioridad a las personas que viajaban en suites.

Pero entre todos los cruceros que hemos hecho con la Compañía Costa, es en este en el único que hemos comido mal y con poca variedad. Si deseábamos comer correctamente teníamos que pagar los platos que aparecen en la parte derecha del Menú, o reservar en el Restaurante Costa Club, pagando por ello.

Hicimos la siguiente excursión el 12 de diciembre de 2019. Todo, absolutamente todo lo que anunciaron fue falso, un verdadero himno a la publicidad mentirosa.

“Código de la excursión : 6428.                                 

Fabuloso relax en un resort de ensueño.

El irresistible encanto de un paraíso tropical, donde la suave arena sombreada por las palmeras se encuentra con el mar, se une todas las comodidades modernas, como fabulosas piscinas y servicios varios, para ofrecernos una jornada de relax inolvidable. Una deliciosa bebida de bienvenida y un almuerzo exquisito tipo buffet completan nuestro tratamiento vip.

Lo que vamos a ver

Fabulosa playa

. Dos piscinas (de agua dulce y agua salada)

Exquisito almuerzo buffet”

Por otra parte, la excursión del 16 de diciembre de 2019, fue absolutamente mediocre.

Kuala Lumpur clásica y el Museo Nacional. Código 6391,

Solo visitamos “corriendo por falta de tiempo” las cuatro salas del Museo Nacional y el Mercado de souvenirs en lugar de visitar un verdadero mercado   donde compra la población autóctona. Lo demás lo vimos desde el autocar, con una parada frente a las Torres Petronas, para sacar fotos.

El guía de inglés hablaba por el micrófono mientras que el de italiano lo hacía a viva voz, ambos en la parte delantera del horrible autocar con techos y asientos en negro y rojo que parecía un carro de muertos, por lo que no se comprendía nada. Fue la única excursión en la que nos dieron las botellitas de agua al tiempo.

No comprendo por qué el personal de Costa no llama la atención a ciertos turistas chinos que se comportan de manera inapropiada como por ejemplo: escupen en el suelo, dejan sucios los servicios sanitarios, conversan durante los espectáculos en el teatro, van al restaurante a la cena en chancletas, suben los pies a las sillas y se pasan el tiempo restregándose los dedos de  los pies, se llevan gran cantidad de croissants  y de jamón del buffet de puente nueve, en cajas de plásticos  y …un largo etcétera.

El “Diario di Bordo” ha perdido mucha calidad, no se sabe el tiempo ni la temperatura, ni el resumen de la Historia del lugar que se visitará al día siguiente.

El lado positivo de este viaje a bordo, fue la amabilidad y profesionalismo de la tripulación, entre los que podemos destacar: Antonella Pascarelli y Monica Vogliobene, asesoras personales del crucero; la encantadora señorita Sandra Gonzáles, responsable de los turistas hispanos; el responsable de los turistas francoparlantes Anthony Chardon; el maître del restaurante Carlos Antonio Ríos Cruz; los barmans del bar del Atrium Cloyd Rubén Vargas y Ron Kasiaro  Purba; el camarero de nuestro camarote 2340 Satheesh; los gentilísimos camareros del  restaurante Michelangelo Ignacio Oyola y John Meniable; en la Oficina de Excursiones los amabilísimos Esther, Paolo y Marcus ; la muy eficiente y amable Sra. Maribel Colmenares Martínez que nos ayudó en el momento de partir hacia París en el aeropuerto de Singapur.

Debo destacar también la calidad de los guías: Sum (Bangkoh), Saudary (Camboya), Frederik Tobias (Singapur) y Tom Sahapon (Phuket).

Al conversar con otras parejas de turistas españoles, franceses e italianos, he llegado a la conclusión de que Costa quizás esté perdiendo la calidad del legendario espíritu italiano que hasta ahora la ha caracterizado y es posible que esté utilizando métodos foráneos. Sería una lástima.

Recibe un gran abrazo y que tengas una muy Feliz Navidad junto a tus seres queridos. ¡Qué Dios te traiga: paz, amor, salud y Libertad!

Félix José Hernández.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí