Unos de los males más letales que acompaña la vida Ibérica, de la cual Portugal está sabiendo salir y dejar de lado, mientras en España se acentúa todavía más el mal, a nadie que reflexione un poco se le escapa que la desinformación generalizada existente en los medios españoles es escuela donde vienen a aprender sus puñeteros machaqueos todos los pichicomas del orbe que ven el tremendo resultado positivo que le está dando al del puro y el sillón en el casino, la forma de llevar a pastar al campo a un pueblo entero.

Está claro que aunque no vendría nada mal que la gente del renglón e imagen llevaran también hábito al estilo clerical, con escapulario colgando con la figura de un ojo o de un pastizal de yerba fresca, al paso que vamos, hasta es probable que lo veamos en países tan limitados y sesgados para la información como lo es España. Una España, que, a nivel informativo, un año y el siguiente, un siglo y el siguiente, desde que la monarquía Alfonsina les dio la idea, todo gira en el entorno de Cataluña, y el resto del país ni existe ni se le espera que exista.

La pérfida y atea Rusia, desestabilizadora de los grandes barrios de los no blancos de los EE.UU, o la que pincha los botes de goma de las pateras mediterráneas, aunque es trabajo que se le ha asignado con puntualidad a la cojonuda ciencia sociológica española que emana de las cátedras cristianas universitarias, donde todo se mantiene igual por décadas y centurias, no quita que, subvención de por medio, como el bancal anti Rusia está cojonudamente labrado en una España franquista, se vuelven a plantar ajos informáticos sobre los ciudadanos rusos, y se les acusa de que pinchan los condones cibernéticos de los democráticos europeos y gringos, verdaderos angelicos guardianes de selvas, lagos, ríos, niveles freáticos, consumo de plásticos, y luchando sin formularios de chistera de mago, para que la vulgaridad que resulta que un voto de un pobre sume lo mismo que el voto de un rico, se pongan en marcha las matemáticas y que la suma total sea lo que democráticamente acuerden los del casino y el puro, en contra de la vulgaridad dicha de un hombre y un voto, cosa de cafres.

Aun partiendo de la base de que algunos, muy pocos, no nos creemos lo que nos cuentan machaconamente los que aunque no vayan vestidos de hábito se les ve muy claramente el bulto del rabo jodedor, es probable que ya sea imposible, y que tengan que pasar varias generaciones para que las sociedades, todas de la mano, abandonen los dos grandes males: las dos cortas sogas, que las tienen pivotando atadas al tronco de la higuera que le da toda su libertad actual de movimiento, y que son la higuera de la información de los medios españoles de la mano y soga de los clérigos vaticanos.

A pesar de que España, gracias a la gente que instauró la II República, iba con acierto sorteando una etapa económica nefasta para el mundo y sistema capitalista llamado occidental de finales de los años veinte del siglo pasado, donde todos los países, excepto el Vaticano, lo pasaron muy mal y se inundaron de hambrunas; aquellas carencias fueron madres y posos para que se “tirara el carro por las piedras” y a poco no nos vamos todos a vivir en el mundo futuro que nos está esperando de los átomos.

España, nuestra querida España, puso en marcha sin parar ni aún por estos días, su continuada desinformación, y con una ley electoral de “caca seca” aun sin pucherazos (que los hay) tamborea que vivimos en democracia, y la falta de gente que viva en exclusiva del renglón, la suple con un mayor aumento no publicitado, sino por el contrario, diciendo que el asunto está en recesión.

Pero, si a la tal recesión se le aplican cifras, se puede llegar al conocimiento que en el año de 1.931, cuando en tiempo republicano se hizo un recuento de establecimientos religiosos, dio como resultado la angustiosa cifra para el país de que habían 42 centros religiosos de hombres, y 178 de mujeres. Y a hora, gracias a la crisis publicitada, España dispone de 298 centros religiosos para mujeres, y 108 para hombres.

Y como están, según los medios de comunicación vacios, pues tenemos unos edificios cojonudos para dar albergue a los sin techo.

Porque si digo a los emigrantes, se arma la marimorena.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis

1 COMENTARIO

  1. NOCTURNO DE NEGRO

    Nocturno de negro:
    Todo negro, negro,
    entre fogonazos
    que surgieron
    en lo negro
    de disparos:
    Nigeria,
    río Níger,
    agua y sangre,
    sangre con agua que va
    a la mar con cansancio
    de ser agua
    sangrienta.

    íbamos los dos
    desinformados.
    Lo decían ya
    por aquellos años:
    Si bates palmas,
    ni diplomáticos
    ni misioneros,
    ya está en marcha
    el pillaje total:
    la guerra,
    y lo que hacen falta ahora,
    se paga muy bien:
    los mercenarios.

    Dos desinformados
    que en la noche negra
    de miedo,
    de ruidos reales de machetes,
    y unos pocos disparos,
    fuimos parte de un bando
    de guerra,
    aquella noche en Nigeria,
    sin saberlo.
    Todo por el petróleo.

    Y al llegar al barco,
    temblando,
    encima el puro
    cachondeo
    de que no teníamos
    hartura de juerga.

Deja un comentario