-Por Antonio Moreno Ruiz

Al igual que hace poco defendíamos la arabidad pura de los andaluces (1), ahora venimos con el celtismo gallego, cosa que es tan evidente que da un poco de vergüenza tener que demostrarlo científicamente, pero bueno, ya puestos…

Como todo el mundo sabe, los gallegos son celtas puros. Porque por Galicia no pasaron los romanos. Mentía Claudio Sánchez-Albornoz cuando decía que Galicia era la región más romanizada del norte de España. Seguro que estaba detrás de alguna conspiración antigallega. Porque de hecho, Galicia no ha sido nunca España.

Castelao, una eminencia incontestable, le decía a Blas Infante Pérez de Vargas (otro talento inconmensurable) que no había que hablar de Reconquista porque nada había que reconquistar. Por eso, no hubo un solo gallego que participara en procesos históricos como la repoblación de la Tierra de Campos o de Andalucía. Ni Galicia tuvo nada que ver con los reyes de León. Siempre fue una entidad celta independiente por la cual nunca pasaron otros pueblos indoeuropeos de la época, ni tampoco suevos ni godos, y mucho menos fue un refugio para cristianos del resto de la Península que en modo alguno fueron a parar allí huyendo del islam. ¿Para qué iban a huir los cristianos mozárabes a Galicia, si allí sólo ha habido la religión celta de los druidas, que como todo el mundo sabe, nos han dejado millones de escritos sobre sus prácticas?

Como todo el mundo sabe, el derecho celta es la base jurídica de Galicia y el gallego es una lengua puramente céltica. Hay que quejarse del centralismo castellano y abrazar el centralismo portugués, aunque en verdad, la lengua gallega de hoy es lo más pura del mundo, no se está portuguesizando a la fuerza. No puede hacerse porque el gallego y el portugués es exactamente lo mismo y se nota especialmente en la fonética y el vocabulario. Y la unidad irrefutable reside en lo celta. El desuso del gallego se debe a conspiraciones fascistas, nada que ver con la despoblación del mundo rural… O bueno, sí, sí que tiene que ver, pero eso también es una conspiración fascista. Porque nunca jamás los gallegos destacaron en la historia de España, siempre discriminados por ser celtas puros. Discriminación que sufrió Enrique Líster en el ejército republicano, o José Calvo Sotelo como ministro de hacienda y jefe de la oposición; o Manuel Fraga Iribarne como ministro de Franco, o el mismo Franco. Y si nos remontamos a los Borbones del siglo XVIII, dinastía que tanto perjudicó especialmente a vascos y catalanes, tampoco veremos gallegos destacados. El perjuicio de la industria del lino gallego no se debe al “proteccionismo catalán”, sino al fascismo castellano centralista que está pensando las 24 horas del día en cómo exterminar la diversidad de la Península; porque como todo el mundo sabe, la diversidad es algo que sólo existe en esta Península mientras que el resto del mundo es homogéneo.

Hablando del «proteccionismo catalán», la gran inteligencia de la ¿derecha? (uy no, centro-reformista) siempre ha criticado la política lingüística de Pujol porque, como es público y notorio, en nada se parece a la de Fraga y de Feijoo.

Cabe aclarar, asimismo, que a Galicia nunca llegaron los moros ni los judíos. Y de hecho, ningún habitante de aquella tierra se convirtió al islam.

No es verdad que en Castilla haya arqueología celta, porque celta, lo que se dice celta, sólo es de Galicia. Bueno, también se le da permiso a Asturias. Y a Portugal según convenga. Y es que el ser celta es algo genuinamente gallego. Jamás hubo celtas en Andalucía ni en Aragón. Hablamos de pueblos tan diferentes como los extraterrestres.

Asimismo, fueron los celtas los que introdujeron la gaita y las empanadas; elementos que sólo existen en Galicia como reserva de la raza pura celta que es. Y como todo el mundo sabe, en Galicia nada tiene que ver la jota, porque los bailes gallegos son puramente celtas. No se parecen ni a las jotas, ni a las seguidillas, ni a las tarantelas tampoco.

Fueron los celtas los que crearon el albariño, los centollos y los bueyes de mar, así como Estrella de Galicia es una cerveza puramente celta.

Y así, para mantener la raza celta pura (porque los celtas eran un bloque compacto homogéneo, por supuesto), los gallegos jamás han ido a América ni se han mezclado con indios ni negros.

Ahora está de moda entre los aventajados científicos nacionalistas decir que “somos un pueblo mestizo”. Pero con todo y con eso, los gallegos son celtas puros, ¡y lo sabéis!

NOTA

(1) Recuérdese:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí