La ilegalización de Vox y el guión venezolano

0
529

-Por Antonio Moreno Ruiz

Desde ya un servidor avisa que ni es adivino ni pretende serlo. Con todo, el que avisa no es traidor, y el haber vivido en Hispanoamérica muy de cerca la confirmación del drama venezolano ayuda a poder, querer e intentar ver y prevenir un futuro inmediato que muchos quieren negar por desconocimiento, obstinación o chulería.

El caso es que hace poco se ha reunido Pedro Sánchez con Pablo Casado. PSOE y PP frente a frente, esto es, más de tres décadas de política española en connivencia con los separatistas y con otros desastres que nos han llevado a donde estamos. De qué habrán hablando no lo sabemos exactamente, aunque hacemos una especulación: Desde hace tiempo, está flotando en el aire el proyecto de ilegalización de Vox. Según Podemos, “no tiene cabida en la democracia”, a su bolivariano antojo. En realidad, la izquierda española no está acostumbrada a tener oposición. Tal y como ha ocurrido en Venezuela, la oposición ha sido funcional a sus intereses y ha ayudado a perpetuarse en el poder. Ahora les ha salido un grano en el culo que, contra todo pronóstico, se ha convertido en la tercera fuerza política española, con bastantes más votos que Podemos, y ya sabemos cómo los comunistas, sean más clásicos o más neos, respetan eso de la voluntad popular.

Sea como fuere, el proyecto para ilegalizar Vox no va a parar. Tanto el PSOE como Podemos saben que Bolivia y Ecuador ya han hablado con datos contantes y sonantes de cómo determinados españoles habrían cobrado dineros relacionados con el chavismo y sus apéndices narcos (1), y lo que es peor: La DEA (2) ya ha dado dos nombres, y es sólo el comienzo; siendo que Vox ha sido confirmado como interlocutor en Bolivia y Ecuador y no es de descartar que la administración Trump confirme a esta formación política como interlocutor, habida cuenta de las coincidencias políticas y los fuertes vínculos con el exilio cubano (3).

Por ello, el desastroso gobierno social-comunista está nervioso y huye hacia adelante. En su cortoplacismo, piensan que o se verán en otra como esta y aprovecharán la terrible emergencia sanitaria que han ayudado a agrandar con su criminal ineptitud para implementar la agenda que tienen cual peones aventajados del Foro de Sao Paulo.

Y no crean que Partido Popular y Ciudadanos están demasiado lejos de sus designios. Ambos verán en la ilegalización de Vox una oportunidad, porque ni unos ni otros piensan que los votos son de las personas, sino que son de su propiedad, y así, se imaginan que muchos votos volverán a sus respectivos rediles, sin querer reconocer que mucho votante de Vox no les votaba antes a ellos, pues si algo tiene el voto de Vox es heterogeneidad. Pero en su cortedad de miras, aparte de no querer reconocer eso, tampoco sabrán percibir que a la ilegalización de Vox se sumará la ilegalización de todo aquel medio de comunicación que no pertenezca al duopolio de Atresmedia y Mediaset (obsequiado con 15 millones de euros de dinero público español por obra y gracia de Kerensky Sánchez y Lenin Iglesias); pues si ya se atreven a censurar las redes sociales, ¿a qué no se atreverán cuando se quiten de en medio –con la ayuda de un poder judicial totalmente manipulado- a la única oposición real?

España no es Venezuela… Y Venezuela tampoco era Cuba. Y Europa… En Europa tenemos a Alemania dictándonos la política de inmigración, olvidando cómo los países de la región le perdonaron sus deudas y sus negocios turbios en los Balcanes y de cómo le siguieron vendiendo armas a los griegos sabiendo que éstos no podían pagar; tenemos también a Holanda con eutanasias masivas y a Bélgica escondiendo a los separatistas catalanes; y los británicos, a su bola, con su Commonwealth… Europa se va a poner especialmente divertida luego de la crisis del coronavirus; teniendo toda su progresía un escaparate para divertirse burguesamente ante la consolidación chavista en España.

Así las cosas, a muchos españoles les va a quedar dos opciones en una luego de la brutalidad del coronavirus y todas sus consecuencias:

1)-Que Donald Trump sea reelegido.

2)-Y si hay suerte (que no es poco decir), poder pedir asilo en Estados Unidos.

El escenario no es nada halagüeño y cada día que pasa los márgenes se estrechan más y más.

Puede ser, eso sí, que al igual que ocurrió en 2017, haya una movilización social (que cristalizó en las elecciones recientes) que haga replantearse muchas cosas a tirios y troyanos y cambie un poco el panorama. No obstante, la gangrena chavista ha avanzado tanto que ya no se va a ir por las buenas, máxime cuando tan bien se ha aprendido el guión venezolano que ellos ayudaron a componer y agrandar.

NOTA

(1)Recuérdese:

(2)Véase:https://es.panampost.com/editor/2020/04/17/bolivia-espana-la-dea-y-la-conexion-bolivariana

(3) Recuérdese:

Deja un comentario