-Artículo de Emilio Acosta Ramos


Aragua de Barcelona es la ciudad capital del municipio del mismo nombre, uno de los 21 que conforman el Estado Anzoátegui, al este de Venezuela. Ubicada en la región centro-occidental del estado, fue fundada El 20 de febrero de 1734 por instrucciones del entonces “gobernador de la Nueva Andalucía, Cumaná y Cumanagotos”, don Carlos Francisco de Sucre y Pardo. Este funcionario fue nombrado para dicho cargo por Real Cédula del primer rey Borbón, Felipe V, fechada en Madrid el 22 de diciembre de 1729. Este señor es el bisabuelo paterno del Mariscal Antonio José de Sucre.

Estas tierras fueron habitadas por diferentes grupos indígenas, según el contar de los cronistas, algunos aseguran que fueron Guacamayos y Cores los primeros habitantes.

Asegura Pablo Ojer en una nota que hace en el capítulo XXI de Historia de la Nueva Andalucía, del visitador fray Antonio Caulín, que Camaruco era el nombre original de Aragua de Barcelona.

Sabemos por una carta del obispo de Puerto Rico, Fr. Pedro de la Concepción Urteaga Salazar y Parra, dirigida a Su Majestad desde Cumaná el 10 de diciembre de 1712 en la cual escribe: “…con advertenzia de que el un pueblo está ya casi fundado con solo nombrarle un cabo y un cura capellán en el sitio de Camaruco en que habitan guardando ganados como cien personas”.

Fue centro de administración «espiritual» y política durante la época colonial. La villa se consolidó y se convirtió en una de las puertas entre los llanos centrales y los llanos orientales, el desarrollo de la ganadería en sus inmediaciones fue inmenso. Los dueños de las principales fortunas de Barcelona tenían hatos en esas tierras. Aragua fue erigida parroquia eclesiástica el año de 1740. De este período se conservan en el casco histórico de la ciudad la iglesia de San Juan Bautista, listada en el Patrimonio Histórico Nacional de Venezuela, y numerosas casas coloniales, un pueblo que comenzó como Villa de Belén de Aragua y más tarde como Aragua de Barcelona, la cual era conocida con el apodo de Atenas de Oriente, gracias al gran patrimonio histórico que conserva y su gran importancia económica en tiempos de antes de la independencia, en dicho poblado ha nacido una pléyade de personajes dedicados a la política, la literatura, la ciencia, el sacerdocio y pare ud. de contar.


Aragua de Barcelona llegó a convertirse en una estratégica plaza militar; por ello en los fragores de las tantas batallas libradas entre las fuerzas realistas y patriotas se considera como la más cruenta la que aquí se libró el 18 de agosto de 1814. Para darles idea de la magnitud de ello, les dejo la siguiente cifra: en la batalla de Carabobo, la cifra de caídos rondó los 3.500.
Esta campaña empezó con las derrotas en occidente de los patriotas y después con el éxodo de los patriotas de Caracas a oriente en 1814 que la historiografía oficial siempre dice que fue toda la población de Caracas, y no fue así fueron las tropas patriotas juntos a sus familiares por temor a las represalias, llegaron a Aragua de Barcelona y tomaron la población de forma violenta, a los realistas del pueblo los mataron y los pobladores realistas que sobrevivieron huyeron de la ciudad al monte, solo quedando población patriota (igual paso en Caracas anteriormente), luego de tomado el pueblo, Bolívar ordena fortificar el poblado para la ocasión y defensa ante la llegada inminente de Morales y su 2do al mando Boves. Las tropas patriotas estaban al mando del General Bermúdez, y las realistas al mando de Tomás Morales que comandaba 3000 soldados. Duró siete horas, después de las cuales, los realistas vencedores se ensañaron con los patriotas en represalia por las acciones anteriores. Por ésta razón, la opinión general se levantó contra Bolívar, veían a los patriotas de manera desfavorable y como unos «instigadores». En esta batalla murió Francisco de Carvajal, «El Tigre Encaramado».


A las 5:00 horas del 17 de agosto Morales cruzó el río con su infantería, bien pertrechada y dirigida por oficiales disciplinados. No pudo llegar por el camino principal pero su caballería flanqueaba las defensas por un paso que Bermúdez había dejado desguarnecido. A las 9:00 los patriotas fueron empujados a las calles de Aragua, resistiendo ferozmente cuanto pudieron. A las 12:00 Bolívar escapó para Cumaná por el camino hacia Barcelona con 400 sobrevivientes, y Bermúdez huye a Maturín a las 15:00 con las columnas de José Tadeo Monagas, Pedro Zaraza y Manuel Cedeño que serán las bases de las fuerzas en el resto de la campaña.


Durante la batalla el batallón Caracas fue aniquilado. Los restos del Ejército de Occidente, salvados por Bolívar en La Puerta, encontraron su fin. Para seguir la lucha se debía continuar la lucha en las provincias de Margarita y Barcelona. Los llaneros lanceros que estaban bajo el mando de Boves masacraron a más de 3.700 soldados enemigos y civiles. Los realistas sufrieron 1.011 muertos y 832 heridos. Morales salió a Maturín, deja a cargo al gobernador José Martín quien continuó degollando a la gente. Hasta 1.000 personas se ejecutó posterior a la batalla. Y efectivamente los realistas pasa a cuchillos a los patriotas, algo común en tiempos de guerra, eran sus enemigos, igual como hicieron los patriotas antes con los realistas del pueblo, la única diferencia en estos ajusticiamientos es que los realistas antes de pasarlos a cuchillos le hacían un juicio sumarial previamente, con reglas formales, los que se acogían al perdón abandonando la causa patriota no eran ejecutados, muchos se negaron y los mataron, Bolívar no contemplaba juicios sumariales cuando ejecutaba, en el manifiesto de la guerra a muerte está documentado.


Como hemos señalado anteriormente entre las tropas realistas había llaneros lanceros comandados por José Tomás Boves, la mayoría eran personas nativas del continente americano, hasta el punto que un republicano tan destacado como el general Joaquín Posada Gutiérrez llegó a expresar: “He dicho poblaciones hostiles porque es preciso se sepa que la independencia fue impopular en la generalidad de los habitantes… los ejércitos españoles se componían de cuatro quintas partes de los hijos del país; que los indios en general fueron tenaces defensores del gobierno del Rey, como que presentían que como tributarios eran más felices que lo que serían como ciudadanos de la República”. Las tropas patriotas en cambio estaban llenas de apoyo extranjero en hasta un 40 % de su totalidad y a veces superaban por mucho estos porcentajes, como es el caso de la famosísima legión británica que apoyo a Simón Bolívar.


Después de la guerra de Independencia Aragua de Barcelona entra en decadencia, y va perdiendo poco a poco la importancia económica y cultural que tenía en la época bajo el mando del rey, hoy es un manto de techados rojos cuyas tejas reverberan bajo el sol inclemente y su iglesia es una mole que se distingue en medio de la sabana.

Deja un comentario