Inicio Firmas Propuestas de un cubano para Biden

Propuestas de un cubano para Biden

1

Para ir preparándole una Carta al señor Presidente Biden.

José Gabriel Barrenechea.

Oficialmente quién ocupará la presidencia de los Estados Unidos no se sabrá hasta el próximo 14 de diciembre. No obstante, la tendencia de Biden es claramente ganadora, por lo que se impone que los cubanos adoptemos con rapidez una posición clara hacia su futura política hacia Cuba. En este caso quienes desde la oposición al régimen castrista apoyamos el regreso a la política de Acercamiento de Obama, la cual Biden ha dicho retomará con sus matices personales, debemos ir más allá de explicitar individualmente y en conjunto ese apoyo.

Sin duda Biden, dada la polarización actual de los Estados Unidos, solo podrá encontrar amplios apoyos a ese regreso si parte de poner ante el régimen cubano una serie de condiciones, y este a su vez tiene la deferencia o el sentido común de aceptarlas.

En consecuencia es parte fundamental de nuestro apoyo al regreso del Acercamiento el presentarle al Presidente Biden propuestas de esas condiciones. Las cuales cumplan con tres requisitos básicos:

1 El que pueda presentárselas cual no injerencistas, sino dictadas por el explicable interés del presidente americano en asegurar a los muchos ciudadanos y residentes americanos que visitarán Cuba, o que incluso aquí establezcan sus residencias o sus negocios, las condiciones mínimas de libertad, y de seguridad individual, ante los posibles excesos de las instituciones estatales y paraestatales cubanas. El que también se le asegure a los miembros de la sociedad cubana las salvaguardas para que no sufran represalias, en razón de su trato cotidiano con esa avalancha de individuos de otra cultura política, tan diferente de la oficialista cubana.

2 El que esas condiciones a su vez sean lo bastante eficientes para horadar las bases del férreo control del régimen sobre la sociedad cubana, de modo que en combinación con los efectos disolventes propios del Acercamiento pongan a la sociedad cubana en un punto de no retorno en su camino a la Democracia para enero de 2025. Porque debemos entender que es muy probable que para esa fecha un miembro de la familia Trump reasuma la presidencia, en base a una actitud con marca familiar que prometa recuperar las políticas del fundador de lo que será un Clan ultraconservador en la política americana, por las próximas décadas.

3 Que sean condiciones concretas, comprobables, no declaraciones de intenciones.

En consecuencia convoco con este artículo a crear un foro para consensuar entre todos los que apoyamos el regreso del Acercamiento, desde una posición antigubernamental, esas condiciones. A elaborar una carta en que le presentemos a Biden nuestra posición de apoyo, y nuestra propuesta de condiciones. A recoger firmas en su apoyo. Para finalmente presentarle la misma al Presidente en el sexto aniversario del anuncio del comienzo de esa nueva política americana hacia Cuba, el próximo 17 de diciembre.

En mi caso particular las propuestas de condiciones, concretas, que someto a discusión pública son las siguientes:

1 Que Cuba ratifique el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que firmó en 2008, pero que hasta la fecha no ha ratificado.

2 Que la Asamblea Nacional del Poder Popular se comprometa a incluir en el calendario legislativo del próximo año una prolija Ley de Defensa de Derechos Civiles y Políticos, y que la misma entre en vigor antes de finalizar 2021.

3 Que la Asamblea Nacional del Poder Popular incluya en el calendario legislativo del próximo año una Ley orgánica del Departamento de Seguridad del Estado, en que se definan sus funciones y funcionamiento, y en que se incluyan las garantías a los derechos de los ciudadanos y visitantes del país en su interacción con dicha institución. La cual Ley deberá aprobarse en las sesiones de julio próximo de dicha Asamblea.

4 Una clara Ley de Procesamiento Penal, en que los ciudadanos o visitantes cuenten con todas las garantías de que hoy se disfrutan en Occidente. En especial el derecho a contar con asesoramiento legal inmediatamente después de la detención.

5 Que el gobierno cubano permita que todos los cubanos con ciudadanía de los Estados Unidos, o simplemente residentes en ese país, a los que obliga a sacarse pasaporte cubano, y trata en Cuba como ciudadanos cubanos, tengan el derecho a postularse para, y a ejercer el voto en la elecciones a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

6 Que no se le prohíba la entrada en Cuba a ningún ciudadano americano, salvo los que los tribunales cubanos, en juicio público, hayan encontrado culpables de delitos graves de carácter no político.

Es evidente que con estas condiciones el Presidente de los Estados Unidos no estará pidiendo que el gobierno cubano renuncie a su sistema político y económico, ni a la supremacía del Partido Comunista, y mucho menos la desaparición del Departamento de Seguridad del Estado. El Presidente de los Estados Unidos solo estará pidiendo salvaguardas legales para sus muchos ciudadanos que visitarán Cuba, en especial para los ciudadanos y residentes que el régimen se empeña en tratar en Cuba como ciudadanos cubanos. Además de que a su vez pedirá esas mismas salvaguardas para los cubanos de la Isla cuyo trato con individuos de otra cultura política pondría en riesgo de enfrentar represalias de las instituciones policiales o parapoliciales del régimen (al cual régimen el Presidente, por elemental diplomacia no llamaría de ese modo, de presentarle a aquel estas condiciones).

Finalmente es evidente que estas condiciones, de resultar aceptadas, significarían a la larga o a la corta, un golpe mortal al sistema de control total del régimen castrista sobre la sociedad cubana.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil