Inicio Firmas Perricos falderos

Perricos falderos

0
  • España y una una buena parte de Iberoamérica son perritos falderos de los Estados Unidos.

Resulta vergonzoso o vergonzante, que todo un pedazo muy grande el continente Indiano, que España, Europa, Rusia y China, permitan y no tomen medidas recíprocas, para detener el continuado abuso de la expoliación y el apoderarse por la vía de la fuerza y de los latigueros de los recursos de millones de personas, para aumentar los dividendos de un dinero muerto que va a parar a las acaparadoras manos de las santas multinacionales Usa, padres y madres de un capitalismo destructor del universo.

Para que acaparen las empresas de algunos contados grupos destructores del actual mundo, sin que tal acaparamiento sirva para aumentar la calidad de vida de las gentes, los inmundos y sucios gobiernos de una gran parte de los países iberoamericanos con España a la cabeza, obedecen ciegamente y acuden como perricos falderos al sonido que pitan los yanquis, hablando de reuniones democráticas y demás lindeces.

Los recursos de Venezuela especialmente, son un dolor que no estén en manos de la multinacionales yanquis y puedan aumentar sus dividendos, al aplauso de un puñado grandes de “países falderos”, entre los que más, personalmente me duele, es España; es la Unión Europea que baila el demencial baile expoliador y desestabilizador mundial que representas las políticas injerentes de las empresas multinacionales yanquis, que, al margen de según ellos, habernos enseñado a comer hamburguesas y patatas fritas, no pasa un minuto sin que dejen de darnos una lección de moralidad y dignidad democrática.

Es probable que en la categoría de perricos falderos obedientes al pito yanqui, al margen de la vergonzosa postura española, se encuentren otro medio centenar de países cuyos latigueros y gobiernos duermen sin sentir vergüenza alguna ante la llamada yanqui, sabiendo que todo es una pura patraña que solamente beneficia en lo económica a las empresas de aquella bandería de EE.UU.

Y que el pueblo yanqui, lo mismico que pasó con el llamado imperio español, durante el cual los españoles ni nos enteramos en lo económico que fuimos imperiales, y solamente tuvimos más tierra para ser enterrados en lugares muy pintorescos, los estadounidense de Norte América, después de tanto pitar, mandar, expoliar y guerrear, hay muchos lugares de sus ciudades y espacios urbanos donde ya nadie se atreve a grabar ni con los teléfonos móviles la realidad social imperante, porque no hay pelotas a penetrar en espacios públicos donde los lobos más hambrientos y salvajes son tiernos corderitos, en cuanto los vecinos de verdaderos lugares dantescos, ven un forastero por sus lugares merodeando.

Fruto de esos “perricos falderos” aquí en España, tras una campaña publicitaria demencial patrocinada en muchas ocasiones por los medios de comunicación plenamente colonizados por los Usa, hasta en el más apartado lugar campesino español, los comercios, colmados y lugares de recreo, han exhibido unos letreros dando por hecho que a todos los españoles nos sentimos orgullosos que las formas comerciales yanquis, se perpetúan en nuestra cotidianidad, lo mismo que ya han conseguido que las pizas desplacen a la tortilla de patatas.

Venezuela, Panamá, Belice, Bahamas, Antigua y Barbuda, Cuba, Nicaragua, Barbados, Granada, Dominica, Haití, República Dominicana, Jamaica, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Puerto Rico, Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Perú, Ecuador, México, Paraguay, Uruguay, Bolivia, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, San Vicente y las Granadinas, Guayana, Surinan, vistas a vista de los drones actuales, es incomprensible que la mayoría de todas ellas se dejan gobernar a golpe de pito por los EE.UU.

Porque España tiene mayor razón de ser porque no es un estado soberano, sino que es dependiente del Imperio Romano Vaticano.

Salud y Felicidad sin covid. Juan Eladio Palmis

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil