Inicio Firmas La polarización en España

La polarización en España

0

A diferencia de lo que sucedió en los años 30 del siglo XX, la polarización que se está viviendo en España no es entre derecha e izquierda, sino entre españolismo o separatismo. El primero se hará mucho más fuerte en «regiones estratégicas», no sólo en Cataluña, sino también en Navarra o Valencia. Los abusos separatistas, consentidos durante años por PP y PSOE, han tensado la cuerda hasta una situación límite y ya no valen medias tintas.

Si hubiera una polarización derecha/izquierda, pues ni siquiera me molestaría. Nada me interesa. Pero en el siglo XXI ya deja de tener sentido eso, por más que algunos no se quieran dar cuenta, obcecados en su mundo aparte. 

Así las cosas, valgan algunas puntualizaciones de mi parte:

-Españolista en España (valga la redundancia, que manda huevos). Defender la unidad de España como se pueda y con quien se pueda. Sería un mal terrible perderla, aun con los conceptos de la modernidad que no dejan de ser consecuencias. Pero para entendernos, puede ser todavía peor y con daños irreparables. 

-Hispanista hacia nuestra América. El indigenismo es como nuestro separatismo y de hecho, el separatismo indigenista (valga de nuevo la redundancia) amenaza especialmente a Argentina y Chile más de lo que muchos creen. En Hispanoamérica hay más partidarios de la hispanidad de lo que se piensa y España no sólo es que no ayude, sino que los deja abandonados a su suerte, fomentando con dinero público el indigenismo, y negando la nacionalidad a miles de descendientes directos de españoles en el Nuevo Continente mientras se la ha regalado a gentuza que nada tiene que ver con nuestra historia o cultura. 

-Romano en Europa. Hasta los cojones del dominio anglosajón (del que tanto gustan los liberales) y de pretencioso complejo de superioridad dizque germano-protestante inventando en el siglo XIX; cuando hasta el siglo XVIII, fue la luz «neolatina» la que alumbró nuestra civilización política y militarmente, e incluso en el XIX todavía lo siguió haciendo culturalmente, mal que le pesara a tirios y troyanos. 

Al que le guste bien, y al que no pues… 

Mas corren unos tiempos en los que hay que tomar partido. Y esto también va por los puristas criticones que se dan golpes de pecho y son incapaces de hacer una mínima autocrítica, sin explicar por qué, gracias a ellos mismos, en España hace años y años que no hemos podido construir ni responder. El movimiento asociacionista -como los hermanos catalanes de Somatemps- nos dice a las claras y a las bravas qué es lo que hay que hacer y qué es lo que no hay que hacer. Sobre opciones electorales, pues más de lo mismo. Menos criticonear y hacer afanes de puros y más sentido común, que luego lo mismo se hace en otros países de Europa y bien que se aplaude, con ese complejito de que todo lo que venga de allende los Pirineos es bueno. Como si esos europeos a los que aplauden fueran más puros o diferentes de lo que aquí precisamente critican.

Así las cosas:

ESPAÑA

HISPANIDAD

ROMANIDAD

Fuera estorbos.

Y eso: Hay que saber leer entre líneas en los muy complicados tiempos que nos ha tocado. A ver cuándo aprendemos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil