Inicio Firmas Jugando a ser Dios

Jugando a ser Dios

0

-Por Eduardo Martínez Narváez (05/04/2020)

Un médico no es Dios. Verdad de perogrullo que sería necesario aclarar pero que hoy, en España y también en otros países, queda en entredicho a razón de sesenta veces por minuto cuando la contrastamos con lo que está pasando en hospitales y centros médicos con motivo de la actual crisis.

Vayamos al grano. Sin aplausos a las 20:00 hrs. Sin policías aplaudiendo al de la ambulancia. Sin el de la ambulancia aplaudiendo a las enfermeras. Sin las enfermeras aplaudiendo a los bomberos. Sin los bomberos aplaudiendo a los médicos y sin los médicos aplicando un protocolo, unas instrucciones, un metódico procedimiento para determinar quién tiene derecho a que le ayuden para salir adelante, intentarlo al menos, y quién no. A quién le tiramos el salvavidas y a quién dejamos en el agua para que llegue a la orilla como pueda.

Así ocurre en un naufragio, por cierto. Las mujeres y los niños primero. Los más fuertes de últimos. Porque la ayuda, el apoyo, la mano tendida en una comunidad donde exista una pizca al menos de humanidad tiene que ir a quien más lo necesita. ¿En una guerra? Sí, en una situación bélica hay que atender y curar lo antes posible, dando prioridad, a aquellos que pueden defender a los demás. A los más fuertes. A quienes tienen más posibilidades de sanar en el menor tiempo posible. Es de simple lógica.

Pero es que no estamos en ninguna guerra. Por mucho que lo repitan una y otra vez los sinvergüenzas presuntos reos de homicidio culposo que nos gobiernan, no hay ninguna situación de guerra. Y como no estamos en guerra, es una canallada inmoral dejar morir a los más débiles por atender a los más fuertes. Y lo es mucho más porque esas personas a quienes se les niega la ayuda que necesitan para seguir con vida, llevan años, años y años siendo obligados a financiar un sistema sanitario bajo el argumento de que cuando sea necesario tendrán toda la ayuda que requieran.

Mentira. Falso. Es un engaño. Una vil estafa.

Jugando a ser Dios. En eso andan nuestros infames y repugnantes gestores de lo público. ¿De qué nos extrañamos? Siempre lo han hecho. Porque no solo les dejamos sino que se lo pedimos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil