Inicio Firmas Una referencia a la importancia de la educación en Derechos Humanos y...

Una referencia a la importancia de la educación en Derechos Humanos y la violación de éstos en Venezuela

1

-Por Edgard Simón Rodríguez. Abogado y Activista Político.

Una referencia a la importancia de la educación en Derechos Humanos y la violación de éstos en Venezuela

La Humanidad se enfrenta a un gran desafío desde hace tiempo, por una parte encontramos la decadencia de los Valores en las sociedades del mundo, herencia de los que unos llaman la Postmodernidad, y que lleva como distintivo el Relativismo Moral y varias falsas concepciones del Hombre y su libertad, y por la otra, efecto en buena parte de lo anterior, la subsistencia de Regímenes Totalitarios con disfraz de institucionalidad democrática, basados en ideologías que prometen una liberación al ser humano (pues profesan ideas atractivas a los oídos de cualquier incauto), pero que en los hechos y en las políticas sociales concretas generan opresión y límites…
[3:06, 2/2/2021] Edgard Simón Rodríguez Venezuela: «Una referencia a la importancia de la educación en Derechos Humanos y la violación de éstos en Venezuela»

La Humanidad se enfrenta a un gran desafío desde hace tiempo. Por una parte, encontramos la decadencia de los valores en las sociedades del mundo, herencia de lo que unos llaman la postmodernidad, y que lleva como distintivo el relativismo moral y varias falsas concepciones del hombre y su libertad. Por la otra, efecto en buena parte de lo anterior, la subsistencia de regímenes totalitarios con disfraz de institucionalidad democrática. Estos están basados en ideologías que prometen una liberación al ser humano (pues profesan ideas atractivas a los oídos de cualquier incauto), pero que en los hechos, y en las políticas sociales concretas, generan opresión y límites en el ejercicio de los derechos esenciales del hombre.

En esa coyuntura sociocultural y política, los Derechos Humanos, tema fundamental, ha quedado relegado a los foros especializados y a los espacios académicos, o, simplemente, a las conmemoraciones de sus defensores históricos. Cuando los Derechos Humanos es un tema que abarca la vida íntegra de toda persona, ya que el respeto a ellos garantiza las condiciones mínimas de una vida plena y digna de cada individuo, incluso desde su concepción.

De allí la importancia de educar a todas las personas en materia de Derechos Humanos, incluso desde la niñez. Una educación que comprenda no sólo la enseñanza en la escuela, sino también en la familia, núcleo esencial de la sociedad y valor que, por cierto, nuevos movimientos influidos por esta cultura de la postmodernidad relativista, quieren desdibujar hasta con iniciativas legislativas.

Mientras más ciudadanos tengan conciencia de cuáles son los derechos que le acompañan desde su nacimiento, habrá más posibilidad que ellos por sí mismos los hagan valer, y que las familias, y sociedades en su conjunto, los valoren y hagan respetar a los Estados y Organizaciones Internacionales.

En la actualidad, en las distintas regiones del globo, se están llevando a cabo violaciones a los Derechos Humanos, incluso de manera sistemática. Por mi parte, como venezolano, no puedo escapar de la responsabilidad de denunciar que esta realidad de violaciones sistemáticas de DDHH la sufre el pueblo de Venezuela. Un régimen tiránico y torturador, cuyas políticas han producido el mayor éxodo que se ha registrado en toda la historia del continente americano, más de 5 millones de personas. Hay que añadir miles de muertes en manos de los llamados colectivos, afectos y asalariados del Régimen, y en manos de los organismos de seguridad del Estado venezolano, secuestrado por la banda narco-criminal de Nicolás Maduro. Sin olvidar que es totalmente indolente, ante las muertes que por hambre y falta de medicamentos se constatan a diario, en el que fue alguna vez el país más rico de Latinoamérica.

Es por lo que no puedo quedarme callado, y dejar de acompañar en esta lucha a los activistas independientes y ONGs de DDHH que defienden los derechos de los más vulnerables, incluso a costa de la propia libertad y vida. Vale resaltar la importancia, en el caso venezolano, de las denuncias realizadas por activistas y ONGs en la materia, de crímenes de Lesa Humanidad cometidos por el Régimen de Maduro. Estas han sido plasmadas en los Informes publicados por la Oficina de la Alta Comisionada para los DDHH de la ONU, en la Comisión Independiente para la Determinación de los Hechos del mismo organismo, y de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos. Sin dejar de mencionar el importante y reciente Informe del Instituto CASLA, donde se narran escalofriantes actos de tortura y violaciones sexuales cometidos por los funcionarios de seguridad del Régimen de Nicolás Maduro a los presos políticos.

En efecto, en Venezuela, no solo se violan la totalidad de los 30 Derechos Humanos reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), sino incluso se persiguen a los defensores de DDHH y a las ONGs que realizan labores de Ayuda Humanitaria y de defensa de los DDHH.

Caso particular que se tiene que mencionar, es el de la organización Azul Positivo. El Régimen Tiránico de Venezuela, se ha llevado a la cárcel sin el más mínimo respeto al Debido Proceso y demás garantías constitucionales, a los miembros de dicha organización que presta ayuda a los enfermos de VIH. Estos cumplen una hermosa labor al garantizar la salud a ciudadanos venezolanos, cosa que el Estado no solo no hace, sino que incluso obstaculiza el ejercicio y goce de ese derecho humano fundamental. Eco de esta grave situación ha hecho el movimiento Venezuela Somos Todos (VST) y la propia Organización de las Naciones Unidas, así como personalidades, organizaciones y activistas venezolanos, que han emitido y suscrito un comunicado solicitando la inmediata liberación de los miembros de la ONG Azul Positivo.

En este sentido, en virtud de la experiencia que traigo de la dura situación que vive mi país, me veo motivado a aportar la denuncia y difusión de estas realidades, trabajo que realizo en organizaciones de DDHH, especialmente en los Estados Unidos. Y es que, sólo tratando al prójimo como nos gustaría ser tratados (Principio Bíblico), y entendiendo que todos somos hijos de Dios, es que nace la verdadera dignidad del hombre, que nos permitirá sembrar y cosechar una paz sostenible para nuestras naciones.

1 COMENTARIO

  1. Los españoles sentimos un amor y respeto hacia Venezuela, y a todos los Hispanos Americanos. Sondeando el corazon y las entrañas de todos los tiranos, renegados, y traidores que blandiendo su juramento de lealtad hacia la nacion y sus habitantes, lo pisotean revolviendose y bolivariando en contra de lo que juraron, ninguno de los tiranos y traidores y renegados lo son por su conviccion, Si les mueve el foribundo interes de servirse a ellos mismos suscitando la codicia en beneficio suyo propio.
    Porque conviene saber de paso que la ciencia politica de estos socialistas de chistes teoricos y de sultanias practicas, consiste en campanear mucho en sus periodicos y televisiones, retratandose como si estuvieran al estilo de grandes potentados que no convencen a cualquiera, ya que se desarman ellos solos descarnandose se les ve hasta los huesos, a juzgar por la fama que se dan unos a otros, habiendo tenido parte de todo de la ruina y descredito de ese pais llamado Venezuela

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil