InicioFirmasUn Máster para bombas inteligentes

Un Máster para bombas inteligentes

Date:

Del autor

Margarita Rita Rica Dinamita en el Museo Reina Sofía

Foto: Ceremonia de Amor y Paz en Kaminal Juyú....

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

IV – Trasfondo histórico de la cuestión puertorriqueña

En 1897 el movimiento autonomista en Puerto Rico pudo lograr que España finalmente le concediera a la isla una Constitución propia, la Carta Autonómica

Descolonizar Cuba

los pueblos como el cubano son en esencia sociedades europeas trasplantadas a otro clima, otra latitud y longitud

Los norteamericanos, siempre tan inteligentes, avanzados y sobresalientes, inventaron el concepto del “fuego amigo”; un fuego de armas de guerra que como están fabricadas o disparadas por amigos o compañeros, te mata; pero es una muerte que dice Trump y sus sesudos asesores (normalmente sus verdaderos asesores tienen un buen par de tetas, porque el genio nos ha salido putero) que es una muerte dulce, y que enseguida recomponen tus pedazos, y te puedes sentar cómodamente en el lado celestial que tienen los blancos en el cielo y rezar el rosario veinte veces por día.
En Europa (vamos para la ocasión a considerar a España como Europa) los servidores políticos de los intereses gringos, votados en inmensa mayoría por españoles de los que suelen comprar las gorras hechas con la visera hacia atrás, o supervivientes culeros de colegios religiosos católicos trinitarios, han ideado, fabrican y venden (con patente yanqui) la bomba que mata sólo a los que tu quieres que mate, según informe, a diferencia de los asesores bien dotados de pectorales de Trump, de gente piadosa con alzacuellos y manos con olor a palomino.
La Europa que firmaron las 26 banderas de países en la comuna luxemburquesa de Schengen llevaba el fin premeditado que dice la conseja popular que dividiendo vences con más facilidad, y Europa puso en marcha un plan para cuando los esclavos que entran de emigrantes están dispersados, los puedes hacer desaparecer sin apenas hacer ruido. Pero el plan se jodió cuando los emigrantes, en virtud primera de que los robos de sus recursos en origen se han disparado a términos de hasta cernir las arenas de los desiertos por si hubiera algo de valor, a ir a plantar melones y robarles el agua; porque en el argot resultante del blanco, el emigrante como realmente alcanza la felicidad es llevando en la mano un teléfono móvil y una aplicación para ver el valor del coeficiente de la prima de riesgo.
Y como se han vendido muchos teléfonos, señal de que muchos para no morirse de hambre en sus países, lo pueden hacer aquí más ricamente y con el móvil en las manos, lo de la comuna de Chengen, lo firmado de libre circulación de hombres (lo de las mercancías, sigue, especialmente en “ciertas” mercancías) lo han tenido que dejar en papel mojado, y las cuchillas fronterizas sureñas modelo opus dei, ideadas en un máster de expertos en bombas y fronteras de nuestras serías universidades, su filo y corte, no pasan de ser una simple pelufa de caña para lo que les hacen a los emigrantes que creyendo que lo de Chengen era universal y valido para todos los que vivían en Europa, osan aparecer en un punto fronterizo con dos banderas democráticas diferentes.
Me refería un viejo camionero experto en ver cosas por este mundo, que no muy lejos de Luxemburgo, en un punto fronterizo de libre circulación para los con papeles, la humillación, los gritos, y la prohibición más fascistas de continuar viaje a una familia que llevaba tres hijos, lo hizo removerse en el asiento de su camión, y sintió vergüenza de su condición de español y de ser humano.
El siglo pasado, el XIX, un servidor lo tiene clasificado en su carpeta personal como el siglo de los genocidios, de las grandes matanzas, donde entre todas las guerras, y hambrunas, sin contar las enfermedades probablemente muchos más de cien millones de personas solamente en Europa tuvieron la osadía de complicarle la vida a los encargados de recibirlos en esa otra vida donde, según, se está tan cojonudamente que nadie vuelve. Y este siglo, que va por su año dieciocho en la cuenta, tiene base estúpida suficiente, dirigentes todavía más tontarrones que los que gestionaron el pasado siglo o de los genocidios, como para que las fronteras con cuchillas fronterizas, modelo opus deis, inventadas en España (España a efectos de chuchillas fronterizas es Europa) sean unos cortes físicos más llevaderos que los psíquicos que se le tienen que grabar a los niños de ver el modo como la autoridad trata a sus papis.
Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

  1. PRONUNCIANDO NOMBRES
    Aquí,
    día y noche,
    noche y día,
    pronunciando nombres
    de gentes,
    de hombres,
    que vuelan sin alas
    y ni picos tienen
    de paloma
    para señalar
    donde realmente
    está lo bueno
    y donde
    la maldad.
    Entre el vecino anónimo,
    entre la gente,
    está y lo veo,
    al hombre bueno,
    que hace y crea
    otoño, verano,
    primavera e invierno
    de estación
    y de bondad.
    Gente de silencio
    con sonrisa de cuna
    que del tiempo del tiempo
    arriban
    sonríen y aman la libertad.
    Y cosas de la vida
    vivida,
    sin buscar nombres,
    totalmente opuestos
    al vecino
    llamado libertad,
    me han venido nombres
    como
    clero,
    ametralladora,
    altar,
    imperio,
    caudillo,
    y algo que no comprendo:
    democracia por desarrollar.

Deja un comentario