-Por Andres Alburquerque

Ahora que la cosa se pone bien fea comienzan a darse deserciones dentro del equipo de la Cuarta Internacional; debiendo enfrentar la realidad de los hechos varios gobernadores y alcaldes que siempre mantienen una actitud hostil hacia Trump ahora admiten que están disfrutando por parte del mandatario una amplia colaboración; no obstante, muchos incendiarios hurgan en el estiércol para continuar intrigando en lugar de dar ánimo a sus semejantes y tarde o temprano tendrán que responder por su sucia campaña.

¡¡¡Cuidado!!!

No estoy defendiendo a ningún gobierno; he siempre manifestado mi desconfianza sobre cualquier acto que provenga de cualquier gobierno; pero una cosa es la crítica oportuna; legítima y constructiva que combata lo negativo que se cometa en todas partes y otra muy diferente es la cobarde, sórdida y tendenciosa campaña de mentiras que están dirigidas hacia un solo lugar. Lo que no debemos jamás olvidar los ciudadanos es que al demonizar a un grupo están tratando de anular nuestro voto y por ello la asonada no va dirigida contra un hombre; eso sería lo menos importante; es que en el fondo bajo el manto de unificar al país y crear armonía lo que hacen es tratar de silenciarnos a los que no pensamos como ellos; aquí no se intenta unir al país sino imponer la paz de los sepulcros.

Irónicamente esta insistente campaña pudiera rebotar como un boomerang en pleno rostro de estos invertebrados ideológicos. 

¡¡¡No nos dejemos atemorizar!!!

Tomemos las medidas pertinentes; no cometamos imprudencias y hoy más que nunca estemos bien atentos a nuestros vecinos más ancianos y vulnerables; es posible estar socialmente lejos y al la vez espiritualmente cerca. Nuestros ancianos deben saber que en este aciago instante no están abandonados y que nos interesa lo que les suceda.

No escapa a mi análisis que mientras Putin, los mandarines comunistas y otros actores tienen manos libres para tomar decisiones, América es presa de estériles discusiones; de insinuaciones y de intrigas que la debilitan y todo esto en nombre del patriotismo. No puede ser casual

Deja un comentario