Multitud abarrota el Habana Hilton para ver la Champions League

0
2135

El triunfo del Real Madrid en la final de la Champions League ante el Liverpool llevó a muchos seguidores madridistas a salir a las calles de La Habana a celebrar la trigésima conquista continental.

  • El cónsul español Alvaro Kirkpatrick, comparte vídeo en las redes sociales.

LA HABANA.- La Liga de Campeones o la Champions, torneo élite del fútbol europeo, es muy seguido por los aficionados cubanos, pero no se ha transmitido en vivo por los canales de televisión nacional, aunque si en centros para extranjeros de la capital, lo que ha llevado a  muchos seguidores de este deporte a pagar para poder ver los partidos en hoteles y hogares con servicio satelital clandestino.
https://youtu.be/t77J2ihNIvY
En Cuba hay una creciente afición por el futbol internacional, con mayor énfasis los torneos de Clubes, como la Premier League (Inglaterra), la Liga (España), Bundesliga (Alemania) o el Calcio (Italia), pero para poder presenciar un partido de fútbol en directo hay que acudir a hoteles o a casas particulares que cuentan con antenas satelitales (ilegales) y  muestran los encuentros por el precio de un dólar por persona.
Pague y consuma
En hoteles de la capital como el Habana Libre y el Colina, o restaurantes como el Centro Vasco y El Conejito, hay que pagar un dólar para poder presenciar un partido de la Champions League, e incluso si el centro esta abarrotado de personas, los asistentes se ven forzados a consumir alguna bebida o entremés a pesar de haber pagado el importe de entrada. Se trata de una norma no está establecida en ningún reglamento, pero que funge con carácter obligatorio y permite la llamada “búsqueda por la izquierda” de los empleados y gerentes en esas instalaciones.

El Hotel Habana Libre se convirtió en el escenario donde los aficionados del Real Madrid festejaron la decimotercera Champions League del conjunto blanco.

La euforia se desbordó entre los seguidores cubanos cuando el árbitro decretó el final de un encuentro histórico, ya que supuso el tercer título consecutivo del equipo madridista.
El recinto hotelero ya vivió con intensidad la previa del choque que enfrentó al equipo español contra el Liverpool (3-1).
La temporada pasada los fans del Real Madrid también fueron protagonistas en la capital cubana tras salir a las calles a celebrar la victoria ante la Juventus.
La histórica victoria del equipo blanco se vio empañado por las declaraciones posteriores de Cristiano Ronaldo y el galés Gareth Bale, quienes dejaron en el aire su continuidad.

El partido

Europa se rindió de nuevo ante la evidencia y sacó bandera blanca ante el hábito ganador y único del Real Madrid. Un Madrid infinito para el que no pasa el tiempo. Un club que anda por la Copa de Europa en pantuflas. Un equipo con hechizo tal con este torneo que es tan capaz por las buenas como por las malas. Que lo mismo certifica su decimotercera Orejona con un gol de Bale para la posteridad como con dos torpezas igual de históricas del portero rival. Tan desastroso estuvo el alemán Karius como su compatriota Ulreich en la semifinal con el Bayern. A este Madrid, que también ha puesto lo suyo, todo le ha ido redondo. Así que en Kiev conquistó su tercera Copa consecutiva, gesta solo al alcance del Madrid de Di Stéfano, el Ajax de Cruyff y el Bayern de Beckenbauer. Casi nada. Y podría dejar rastro como el Madrid de Cristiano, pero el luso empañó la festividad con un berrinche fuera de lugar. Seco en la final, a CR le dio por insinuar su salida del club. El egómetro por las nubes una vez más.

1 COMENTARIO

  1. Lo que más me agrada, aparte de la victoria del Madrid, por supuesto, es la denominación de Habana Hilton.
    No es que sea un admirador de la cadena Hilton, o de la fortuna de esa familia, que no lo soy. Es por su significado.
    Para aquellos que no lo saben, este hotel nunca fue propiedad de Hilton, simplemente llevaba ese nombre por ser la cadena hotelera Hilton quien lo administraba.
    El hotel era propiedad del Fondo de Garantía de Pensiones del Sindicato de Trabajadores de Hotelería de Cuba.
    Es decir los sindicatos en Cuba, en 1959, tenían la suficiente entidad para algunos de ellos ya hablar de garantizar las pensiones a sus afiliados y hacían inversiones tan importantes como era la realizada para la construcción de este hotel.
    El acuerdo entre la Cadena Hilton y el Sindicato era una importante cantidad fija anualmente, más un importante porcentaje de los beneficios que generaba el hotel.
    O sea que la «revolución» expropió, para «darle la propiedad a los trabajadores» un hotel que ya era propiedad de los trabajadores.

  2. gracias por pasar, ud. sabe que en este portal somos conservadores que ya es casi como una marca revolucionaria. en todo caso, la aclaración es válida y espero sirva a incautos de paso…

  3. […] a los fanas de Ronaldo y Benzema, a compartir su entusiasmo en el Hotel Habana Libre, antiguo Habana Hilton. En aquella ocasión aprovechamos para recordarle al distinguido diplomático, que la mayor […]

Deja un comentario