-Por Andrés Alburquerque

Ayer estaba viendo por enésima vez un documental sobre Sam Giancana y luego de nuevo vi un capítulo de “Tracking Oswald”; en ambos se planean argumentos y hechos espeluznantes; luego para ponerle la tapa al pomo vi nuevamente uno sobre nuestros hombres y mujeres del servicio secreto.

El peor error que se pueda cometer es forzar la realidad para que se ajuste a nuestros deseos; y tomar calumnias como pruebas para justificar otras calumnias; por ello he tratado de eliminar la enorme cantidad de “grasa” especulativa que observé en todos estos materiales y ceñirme a lo que parece ser el consenso de expertos y estudiosos:

1- El tan respetado y renombrado clan Kennedy se creó sobre la base de un vulgar delincuente contrabandista de bebidas que blanqueó su dinero y se convirtió en embajador y hombre influyente de esta nación.


2- Su hijo llegó a presidente de nuestra gran nación mediante un proceso en el cuál el viejo solicitó la colaboración del mafioso Sam Giancana.

3- El elegido presidente John Kennedy utilizó La Casa Blanca como su burdel personal; sea claro que la vida sexual de los demás no me interesa; el problema se crea cuando dicha vida tiene lugar en los predios de la casa del pueblo y en evidente horario de trabajo utilizando los infinitos recursos del gobierno; si Jack hubiese hecho todo eso en una casa privada en horas de asueto no sería un problema para mi. Sería cuestión de el y su familia en el que nadie debe inmiscuirse.


4- Por lo menos dos amantes de Kennedy las compartió con Giancana, poniendo en alto riesgo la seguridad nacional.

Los never trumpers dicen que en su vida jamás habían visto cosas como las que hace Trump; el objetivo de este comentario no es justificar al actual presidente sino probar que tal afirmación es falsa. Esos que tanto se preocuparon porque tuviéramos un presidente ayudado por los rusos, ¿dónde estaban cuando tuvimos uno ayudado por nada menos que la mafia?

Los que se escandalizan; moralistas todos ellos, porque Trump se haya acostado con una actriz de cine adulto ANTES de ser presidente; ¿cómo es que aún luego de conocerse al menos parte de la historia de los Kennedy no se escandalizan de que por tres años la Casa Blanca haya sido la madre de todos los burdeles?

Creo que los monumentos a Kennedy están en peligro; pero no; pensándolo bien no lo creo porque esta chusma y sus amigos a izquierda desean borrar sólo una parte; el abuso de poder, el uso de la mujer como objeto; escribir canciones que digan puta cada tres palabras; nada de eso es criticado porque es el modo de vida de una parte de la escoria que les sirve de carne de cañón. Cada vez esto me recuerda más la Cuba del 59; ser educado era burgués; ser cristiano era subversivo, vestir decentemente era ostentoso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí