Olafur Eliasson Tu sombra incierta, 2010.Lámparas HMI, vidrio, aluminio, transformadores. Dimensiones variables. Foto: María del Pilar García Ayensa/ Studio Olafur EliassonThyssen-Bornemisza Art Contemporary Collection, Viena© 2010 Olafur Eliasson.

Bilbao, 27 de enero de 2020.

Querida Ofelia:                                                  

La exposición, compuesta por una treintena de obras creadas entre 1990 y 2020, cuestiona el modo en que percibimos nuestro entorno y nos desenvolvemos en él, haciéndonos reflexionar sobre cuestiones acuciantes de la actualidad.

Los elementos centrales de la labor artística de Eliasson son su preocupación por la naturaleza, derivada del tiempo que pasó en Islandia; su exploración de la geometría; y su constante investigación del modo en que percibimos, sentimos y moldeamos el mundo que nos rodea.

La práctica de Eliasson va más allá de la mera creación de obras de arte y exposiciones para incluir intervenciones públicas, proyectos arquitectónicos y activismo.

En el exterior del Museo, una cascada de más de once metros de altura, hecha con un andamio y una serie de bombas, llama la atención del espectador sobre esa «naturaleza construida» en un entorno urbano.

El Museo Guggenheim Bilbao presenta Olafur Eliasson: en la vida real, un recorrido por la trayectoria de Olafur Eliasson (1967), uno de los artistas más destacados de nuestro tiempo. A través de una treintena de obras creadas entre 1990 y 2020—que incluye esculturas, fotografías, pinturas e instalaciones—, la exposición cuestiona el modo en que percibimos nuestro entorno y nos desenvolvemos en él, haciéndonos reflexionar sobre aspectos acuciantes de la actualidad.

El arte de Eliasson se deriva de su interés por la percepción, el movimiento, la experiencia sensorial y los sentimientos del propio yo. Los elementos centrales de su labor artística son su preocupación por la naturaleza, derivada del tiempo que pasó en Islandia; su exploración de la geometría; y su constante investigación del modo en que percibimos, sentimos y moldeamos el mundo que nos rodea. Su práctica va más allá de la mera creación de obras de arte y exposiciones para incluir intervenciones públicas y proyectos arquitectónicos.

El estudio de Eliasson, radicado en Berlín, reúne a un variado equipo de hábiles artesanos, arquitectos, investigadores, cocineros, historiadores del arte y técnicos de diferentes especialidades. Es un lugar no solo para la creación artística, sino también para el encuentro y el diálogo con profesionales de la cultura, responsables políticos y científicos. Convencido de que el arte puede ejercer una considerable influencia en el mundo fuera de los museos, Eliasson ha creado lámparas solares para comunidades sin acceso a la red de suministro eléctrico, ha diseñado talleres de arte para solicitantes de asilo y refugiados, ha concebido instalaciones artísticas para concienciar sobre el cambio climático y, en septiembre de 2019, fue nombrado Embajador de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En palabras del propio artista: «El arte no es el objeto, sino lo que el objeto hace al mundo».

Resumen de la Exposición  

En el exterior del Museo, una cascada de más de once metros de altura, hecha con un andamio y una serie de bombas, vierte sus aguas en el estanque situado detrás del Museo, reproduciendo los mismos sonidos y el aspecto de una cascada en plena naturaleza. Esta obra nos muestra la característica fusión de naturaleza y tecnología de Olafur Eliasson, dejando a la vista el mecanismo que subyace a la obra y llamando así la atención de los visitantes sobre la «naturaleza construida» en un entorno urbano. Esta pieza constituye una continuación de la serie Cascada (Waterfall), presentada previamente en ciudades como Sídney (1998), Nueva York (2008), São Paulo (2011) y Versalles (2016).

Sala 205

La obra Sala de maquetas (Model room, 2003) contiene cerca de450 modelos, prototipos y estudios de geometría de diversos tamaños. En conjunto, constituyen un registro del trabajo de Eliasson con el equipo de su estudio y de su larga colaboración con el artista, matemático y arquitecto islandés Einar Thorsteinn (1942-2015).

Entre1996 y 2014, ambos colaboraron en numerosos proyectos y estudiaron las formas geométricas, simetrías y proporciones de algunas de las esculturas y pabellones de Eliasson. Estas maquetas, realizadas en una amplia gama de materiales, tales como hilo de cobre, cartón, fotocopias, piezas de Lego, madera, espuma y bolas de goma, han servido durante años como «biblioteca de referencia» para el estudio Olafur Eliasson. Actualmente, la Sala de maquetas pertenece a la colección del Moderna Museet de Estocolmo, aunque el estudio, y especialmente sus equipos de diseño y geometría, continúan creando modelos y prototipos como parte de su investigación.

La obra Descripción de un reflejo o un agradable ejercicio sobre sus cualidades (Eine Beschreibung einer Reflexion, oder aber eine angenehme Übung zu deren Eigenschaften, 1995) consta de un foco dirigido a un espejo circular que refleja la luz hacia un segundo espejo de superficie ondulada. Este último realiza una rotación completa cada 30 segundos y, a medida que lo hace, refleja una luz irregular en el reverso de una pantalla de proyección también de forma circular.

En la obra Tu sombra incierta (color) [Your un certain shadow (colour), 2010], cinco focos de color situados en el suelo, muy juntos, proyectan su luz sobre una pared blanca donde los colores se mezclan y generan luz blanca. Cuando los visitantes entran en el espacio situado ante los focos, sus sombras aparecen en la pared como conjuntos de siluetas de colores que amplifican todos sus movimientos y revelan los colores que componen esa luz aparentemente blanca.

Sala206

Esta sala reúne muchas de las obras tempranas de Eliasson y muestra los intereses que continúan presentes en su arte en el momento actual. Eliasson crea Proyección de ventana (Window projection, 1990) y Aspirante (Wannabe, 1991) siendo aún estudiante en la escuela de arte. En estas obras emplea diferentes tipos de luz para alterar la experiencia del espacio y la arquitectura. Como sucede con muchos de los trabajos del artista de aquella época, el mecanismo es sumamente simple y siempre está a la vista.

A Eliasson siempre le han interesado la naturaleza y el clima. Desde el principio, relaciona sus experiencias en el paisaje islandés con la realización de sus esculturas e instalaciones, y algunas de sus piezas, como Máquinas de olas (Wavemachines, 1995), replican fenómenos de la naturaleza. En Pared de liquen (Moss wall, 1994), creada con liquen de los renos escandinavo, el artista introduce un material inesperado procedente del exterior en el espacio interior y controlado del museo. El aroma y la textura de la obra también afectan a los sentidos.

Sala209

Olafur Eliasson lleva trabajando con espejos y reflejos desde mediados de los años noventa. En esta sala se dan cita Tu visión espiral (Your spiral view, 2002), Tu ventana planetaria (Your planetary window, 2019) y una serie de obras colgantes: Esfera de viento frío (Cold wind sphere, 2012), Partícula de polvo de estrellas (Stardust particle, 2014) y En la vida real (In real life, 2019).

Para el artista, estas obras ofrecen algo más que una lúdica experiencia visual. En Tu visión espiral y Tu ventana planetaria, por ejemplo, la multitud de reflejos reconfiguran lo que vemos. Se nos presentan diferentes perspectivas al mismo tiempo y, con ello, percibimos nuestra posición de nuevas maneras. Tenemos la posibilidad de renunciar a controlar el espacio y dejarnos llevar por una cierta incertidumbre. Cada obra está estructurada mediante un principio geométrico complejo pero regular. Al artista le interesa en especial la espiral, por la sensación de energía que esta genera dentro y fuera del objeto a través del juego de luces y sombras que se crean en las paredes a su alrededor.

En Tu futuro imaginario (Your imaginary future, 2020), un arco semicircular montado en un espejo situado en el techo combina visualmente su reflejo para crear la ilusión de un anillo gigante que atraviesa la superficie especular, fusionando el espacio real de la galería con el espacio virtual que aparece en el espejo.

Sala 207

En esta sala el visitante se adentra en Tu atlas atmosférico de color (Your atmospheric colour atlas, 2009), que consta de una serie de bancos de niebla producida artificialmente y bañada en los tres colores primarios —rojo, verde y azul—, procedentes de cientos de fluorescentes instalados en el techo del espacio a modo de cuadrícula. Al caminar entre la densa atmósfera iluminada, el visitante recorre el espacio haciendo uso de este intuitivo atlas de color.

Sala203

En Habitación para un color (Room for one colour, 1997), las lámparas instaladas en el techo de una habitación blanca emiten una única longitud de onda de luz amarilla, lo que reduce la percepción del color por parte del observador a amarillo, negro y tonos grises. Como reacción al entorno amarillo, cuando el observador abandona el espacio, percibe momentáneamente un reflejo azulado.

Sala202

Con frecuencia, Eliasson utiliza hielo de glaciar en su trabajo. En ocasiones, el hielo pretende ser una llamada a la acción para frenar el cambio climático. La subida de las temperaturas ha ocasionado la pérdida anual de entre 200.000 y 300.000 millones de toneladas de hielo en Groenlandia, una cifra que se espera que continúe aumentado de manera drástica. En Pabellón de la presencia de la ausencia (The presence of absence pavilion, 2019), un vaciado de bronce hace visible el espacio desocupado por un bloque de hielo de glaciar que se ha derretido.

En Corrientes glaciares (Glacial currents, 2018), sitúa trozos de hielo procedente de glaciares sobre aguadas de pigmento, creando así concentraciones y disoluciones de distintas tonalidades a medida que el hielo se va derritiendo en el papel sobre el que está colocado. Por su parte, Destello esférico glaciar (Glacial spherical flare, 2019) está construida con vidrio de pequeños fragmentos de roca procedentes de la erosión glaciar.

A lo largo de los años, Eliasson ha creado series fotográficas que documentan Islandia y sus fenómenos naturales. El artista ha descrito el país como un lugar con el que necesita estar físicamente en contacto: escalando, caminando, nadando o incluso recorriendo sus ríos en balsa, como en el caso de la Serie de la balsa de río (The river-raft series, 2000).

La época que Eliasson pasa en Islandia le hace sintonizar con ciertas condiciones atmosféricas, que a su vez le llevan a interesarse por cómo los artistas han capturado la luz a lo largo de la historia. En Experimento de colorn.º 80 (Colour experiment no. 80) y Experimento de colorn.º 81 (Colour experiment no. 81), ambas de 2019, analiza la paleta de dos pinturas del artista alemán Caspar David Friedrich (1774-1840) que representan la vasta naturaleza: Monje a la orilla del mar (Der Mönch am Meer, 1808-1810) y El árbol solitario (Der einsame Baum, 1822), abstrayendo cada cuadro a los colores que contiene para después distribuirlos proporcionalmente alrededor de cada lienzo formando un círculo cromático alternativo.

La obra Soleado (Suney,1995), un temprano ejemplo del interés de Eliasson por el color, la arquitectura y la percepción, divide el espacio de la sala en dos secciones.

Una gran esfera de vidrio situada en una de las paredes de la sala, Espacio de visión (The seeing space, 2015), sirve como dispositivo óptico para ofrecer al visitante imágenes distorsionadas e invertidas sobre lo que acontece al otro lado de la sala, donde se halla Belleza (Beauty, 1993) en un espacio más oscuro. En esta obra, una serie de conductos instalados en fila en el techo emiten una fina neblina en dirección a un rayo de luz procedente de un foco. Así, desde ciertos puntos, se puede ver cómo se forma un arcoíris en la cortina de agua, que varía de intensidad o desaparece según el visitante se acerque o se aleje.

Sala 204

La Fuente Big Bang (Big Bang Fountain, 2014) consta de una luz estroboscópica que ilumina una fuente de agua, haciendo que el chorro parezca detenerse en una secuencia, siempre diferente, de formas escultóricas únicas e impredecibles que duran tan solo un instante.

Sala208

En su niñez, Eliasson viaja a Islandia con regularidad, lo que le permite desarrollar una fuerte conexión con la patria de sus padres y con su paisaje. En 1999 fotografió varias docenas de glaciares islandeses para la obra titulada La serie de los glaciares (The glacier series). Veinte años después, regresó para fotografiarlos de nuevo. La serie del deshielo de los glaciares 1999/2019 (The glacier melt series 1999/2019, 2019) reúne treinta parejas de imágenes de 1999 y 2019 que revelan el dramático impacto del calentamiento global sobre nuestro planeta.

También en esta sala, suspendido del techo a través de un cable, un ventilador eléctrico se mueve de forma errática e irregular por el espacio. La escultura cinética tipo ready made titulada Ventilador (Ventilator, 1997) está impulsada por el aire que desplaza.

Por último, el visitante se encuentra con un largo sofá compuesto por segmentos modulares y tapizado con una singular tela de lana tejida. Diseñada por Eliasson en colaboración con la marca de textiles danesa Kvadrat, el sofá evoca la ondulación de la arena que deja atrás la marea al bajar.

El Estudio Expandido

La práctica de Eliasson va más allá de la realización de obras de arte, exposiciones y esculturas públicas y abarca también proyectos que reflejan temas que llevan interesándole desde hace tiempo relativos al entorno y a la comunidad. Trabaja con su estudio y con colaboradores externos en proyectos arquitectónicos, libros, programas educativos y proyectos de danza, por mencionar solo algunos. En 2014 funda una firma de arquitectura, denominada Studio Other Spaces, con uno de sus colaboradores de toda la vida, Sebastian Behmann. A lo largo de los años, Eliasson ha puesto en marcha proyectos que abordan directamente temas a los que se enfrenta el mundo en la actualidad, como la energía renovable (Little Sun), el cambio climático (Ice Watch) y las migraciones [Luz verde –Taller artístico (Green light –An artistic workshop)]. En las pantallas de este espacio, varias filmaciones muestran algunos de estos proyectos en acción, así como impresiones de sus proyectos arquitectónicos y de la vida en el estudio y en la cocina del estudio.

El Estudio Expandido evoca los intereses y las actividades del estudio de Eliasson en Berlín. El gran panel instalado en este espacio, cuyos materiales están dispuestos en torno a palabras clave ordenadas alfabéticamente, se basa en las paredes de su estudio de Berlín, donde equipos de investigadores y artesanos, así como el propio Eliasson, comparten preguntas, artículos, imágenes e investigación.

Olafur Eliasson. En la vida real

●Fechas: del 14 de febrero al 21 de junio de 2020

●Comisarios: Mark Godfrey, Senior Curator, International Art, Tate Modern, y Lucía Agirre, Curator, Museo Guggenheim Bilbao

●Patrocina: Iberdrola

●Exposición organizada por la Tate Modern en colaboración con el Museo Guggenheim Bilbao.

Un gran abrazo desde la culta Bilbao,

Félix José Hernández.

Deja un comentario