Una parte de los perdedores en el referéndum constitucional ha reaccionado de manera emocional, acusando de fraude al tardocastrismo y anunciando que no enviarán más recargas ni “guaniquiqui”, salvo a aquellos familiares y amigos que demuestren fehacientemente que votaron NO.

Nada nuevo en la isla del Cundeamor; uno de nuestros defectos más acusados es sustituir la realidad con entusiasmo.

De lo que ha pasado el domingo 24 de febrero de 2019 me quedo con lo siguiente:

1.- La dictadura estuvo todo el tiempo a la defensiva, respondiendo a nuestros envites y violando sus propias leyes al hacer campaña por el SI hasta en los ticket de las tiendas en moneda dura.

2.- El Observatorio de DD.HH, liderado por Alejandro Gonzalez Raga y Yaxys Cires Dib, hizo un trabajo riguroso antes, durante y después de la consulta. Acertando en las cifras, obligando a la dictadura a rectificar porque se hizo un lío con las cifras, desconociendo el artículo 137 de la propia Constitución.

Junto al Observatorio, vi trabajar muy profesionalmente a Luz EscobarYoani Sánchez y Regina Coyula Pérez-Puelles, quienes mostraron ecuanimidad y solvencia democrática en todo momento. Igual excluyo a alguien, pero no he visto a todos. YoanI incluso soportó el habitual mitin de repudio de inspiración maoísta y made in Mariel.

3.- La prensa pagada por el gobierno y algunos de los que tienen cuenta de Internet como parte de su contrato con la dictadura, mantuvieron low profile aún después del resultado; dicho esto en comparación con otros estruendos que todos recordamos.

Quizá no tenían el inconsciente libre para asumir la natural pluralidad que vive Cuba desde que Moscú no creyó en lágrimas y ellos saben, como lo sabe el Buró Político y los guardias que parte de los Síes obedecen a razones de táctica conveniencia de votantes con algo que perder.

Todo mi respeto para aquellos votantes del Sí que lo hicieron por coherencia con su visión y militancia política.

4.- El referéndum sirvió como ensayo general de la Cuba que está a la vuelta de la esquina porque contribuye a diseñar una transición que vaya de la Ley a la Ley, con un proceso constituyente inclusivo, donde una palabra valga igual que su antónimo, y desterrar para siempre el monólogo totalitario y decadente que el castrismo impuso a Cuba, traicionando a muchos.

5.- Los que perdimos debemos aprender a digerir las derrotas porque ya perdimos cuando nos exiliamos e inxiliamos y aún nos quedan otros reveses, aunque estamos en el mejor camino posible para Cuba, pese que ahora la noche parezca más cerrada, como ocurre justo antes del alba.

6.- El tardocastrismo puede respirar aliviado hasta que caiga el tardochavismo, que ya padece de obsolencia programada; pero ha asumido un compromiso ineludible con ese casi 73 y pico por ciento de ciudadanos que votaron SI y ahí es donde se puede trabar el paraguas:

a) ¿Cuándo los salarios tendrán poder adquisitivo?

b) ¿Cuándo concluirá el “estudio” sobre la eliminación de la doble moneda?

c) ¿Cómo van a afrontar la reducción de un 12% del PIB con la pérdida del suministrador energético y monetario de referencia?

d) ¿Cuándo van a comenzar los despidos necesarios para sanear la ruinosa economía estatal?

e) ¿Cómo van a paliar la reducción de ingresos vía pequeños empresarios que han cerrado, devuelto sus licencias o reducido drásticamente sus negocios, tras el embulló Obama?

f) ¿Van a subir los costes de pasaportes y de los servicios consulares a cubanos residentes fuera de Cuba; van a perdonar a los médicos y otros “desertores”, teniendo en cuenta que los ingresos por remesas y viajes están en topes?

g) ¿Cómo van a afrontar el envejecimiento de la población, la baja tasa de natalidad y las notables cifras de enfermos crónicos con pocas medicinas, incluidos alcohólicos y drogadictos?

h) ¿Van a promover otra oleada migratoria, con Trump al bate y habiendo Obama cortado la luz y el agua a los pies?

I) ¿Rusia, China, Angola, Argelia, México y Azerbaiyán van a asumir el papel de Venezuela y de la antigua URSS? Cuando algunos de ellos ya condonaron hasta el 90% de deudas impagadas, como también hicieron el Club de Paris y estados europeos?

j) Quizá esté llegando la hora de un gran pacto social que siente las bases de una transición democrática, que conjugue la libertad con la justicia social y que ningún cubano empobrecido quede desamparado porque piense de una manera diferente a quienes gobiernan y gobiernen.

A veces, en la política -como en la vida- hay victorias tan amargas como derrotas agridulces.

Ah, y no dejen camino por vereda y ni se os ocurra ir a San Andrés, donde hay un cura muy bellaco; de mi pueblo, una vez, allí fueron 2 y volvieron 4, que son las comidas que gane cruzando apuestas con amigos de la plural geografía cubiche.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here