La deuda externa de Cuba con España asciende a 1.970.660 millones de euros, lo que representa cerca de dos tercios del total de la cifra de toda Iberoamérica, que suma 3.086.680 millones de euros.

Las cifras, que corresponden a la fecha del 31 de enero de 2020, han sido desveladas por Madrid en una respuesta parlamentaria al partido político Vox, según un reporte de Europa Press.

En 2015, en el marco de un acuerdo multilateral entre acreedores, España condonó a la Isla 1.709 millones de euros en concepto de intereses y el saldo principal de la deuda quedó situado en 537,3 millones de euros, pero la cifra se ha casi cuadruplicado desde entonces.

El siguiente acreedor, con números muy inferiores, es Ecuador, con 235,58 millones de euros. Le siguen Venezuela (217,97 millones), Argentina (205,98 millones) y Nicaragua (142,78 millones).

Madrid hizo públicas las cifras en respuesta a una pregunta de Vox, que quería saber si el Gobierno tiene intención de condonar la deuda de los países iberoamericanos, tal como pidió el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

La respuesta del Gobierno es que la ley reguladora de la gestión de la deuda externa, que data de 2006, establece que las actuaciones de alivio de deuda «se limitarán a casos excepcionales en los que el sobreendeudamiento lastre el desarrollo del país deudor».

Además, la normativa establece que las actuaciones de alivio de deuda deberán ser coordinadas de manera multilateral con otros acreedores oficiales en el Club de París, foro que reúne a los principales acreedores soberanos y en el que se consensuan las actuaciones.

En todo caso, el Gobierno también recuerda que los alivios de deuda adoptados no implican necesariamente condonaciones, pues en muchas ocasiones se instrumentan mediante reprogramaciones de plazo sin quita.

A fines de mayo, La Habana pidió a sus acreedores de deuda del Club de París suspender hasta el año 2022 los pagos de las sumas pendientes para evitar mayores presiones a su economía, que sufre las consecuencias de la pandemia del coronavirus y se enfrenta a su peor crisis en lo que va de siglo, aseguraron varias fuentes diplomáticas a la agencia AFP.

En una carta dirigida al grupo de los 14 países acreedores de Cuba, que incluye principalmente a Francia, España, Canadá y Japón, el viceprimer ministro Ricardo Cabrisas propuso «una moratoria para 2019, 2020 y 2021, y volver a pagar en 2022».

Durante la visita de los reyes de España a Cuba en noviembre de 2019, el entonces canciller español Josep Borrell elogió la «enorme determinación» con la que, a su juicio, las autoridades cubanas están afrontando la coyuntura económica y su voluntad de resolver los impagos a las empresas españolas, de los que culpó al «bloqueo de EEUU».

En ese momento, La Habana acumulaba una deuda con empresarios españoles de unos 350 millones de euros, informó el diario El País, que reconoció que los retrasos en los pagos son en algunos casos de años y tienen asfixiados a muchos proveedores del país europeo.

Durante su estancia en La Habana, Felipe VI sostuvo un encuentro con empresarios españoles, quienes pidieron interceder con las autoridades cubanas para agilizar los pagos de sus deudas y se quejaron de que la aplicación de la Ley Helms-Burton dificulta enormemente hacer negocios en Cuba.

Felipe VI les expresó entonces su «total apoyo». «No ignoramos las dificultades a las que hacéis frente y que tenemos muy presentes. Nuestras autoridades están trabajando para aliviar su impacto sobre vosotros», dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí