InicioEspañoles de CubaEl hambre de la abuela

El hambre de la abuela

Date:

Del autor

Sylvie, obra icónica de Öyvind Fahlström, en el Museo Reina Sofía

Madrid, 2 de diciembre de 2022. Querida Ofelia, El Museo Reina...

 El formato original de Mercurio y Argos de Velázquez en el Museo del Prado

Ilustración: Mercurio y Argos (Original sin añadidos con marco...

Margarita Rita Rica Dinamita en el Museo Reina Sofía

Foto: Ceremonia de Amor y Paz en Kaminal Juyú....

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

El pasado viernes 24 de julio hubo un puente con motivo del natalicio de Simón Bolívar. Mientras el presidente Nicolás Maduro lanzaba su perorata en cadena nacional televisada la gente aprovechaba el día festivo para hacer cola en los supermercados con el fin de conseguir algo de comida.
La búsqueda de alimentos escasos (unos 40 productos regulados) se ha convertido en un juego de lotería. La libreta de racionamiento cubana equivale al número terminal de la cédula o carnet de identidad de los venezolanos con el que solo un día a la semana tienen derecho a comprar 2 productos escasos por persona.
Pero no siempre se consiguen los productos necesitados el día que le corresponde por el número de cédula. Hay meses en que no se ven papel higiénico, pañales, leche, harina de trigo y de maíz. Ni hablar del café, pollo o carne que desde enero no se ven por ningún lado. Se pueden conseguir en el mercado negro de los “bachaqueros” pero cuatro veces más caro.
El vídeo de la abuela de 84 años que hace cola porque tiene hambre, ya es viral en las redes sociales. Ocurrió el pasado viernes a las 16 horas en el abasto público de “Pdval”, situado en la avenida Guayana de Puerto Ordaz, estado Bolívar, al sur de Venezuela.
Ese día en Guayana, como en el resto del país, a la fila asistieron personas de toda la región. Madres buscando leche, productores del campo que les falta “todo” en las bodegas, abuelas llorando cansadas de la espera, vendedoras de empanadas, profesores, enfermeras y “bachaqueros” o revendedores.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario