Por Gabriel Martínez

Cuando se habla de Bolivia muchos nos dicen que Evo es un luchador contra el imperialismo, que a él le hizo un golpe de Estado la Bolivia blanca pronorteamericana y todo eso. Bien. Entonces yo quiero recordar algo: Para que Morales -con una votación fraudulenta mediante- modifique la constitución y declare a Bolivia «Estado Plurinacional» en 2009, primero debió superar un escollo que fue el referéndum revocatorio del 2008, en el cual técnicamente podía ser destituido. La OEA envió un veedor a fiscalizar el desarrollo de la votación, y el elegido fue el norteamericano Todd Stern, miembro del Council on Foreign Relations y el Instituto Brookings. Quien sepa el peso político de ambos «tanques de pensamiento» (y de decisión) dentro de la política norteamericana, comprenderá que no enviaron a La Paz a un progresista precisamente. Buscando más datos, Todd Stern es miembro distinguido del World Resources Institute (Instituto de Recursos Mundiales), que realiza estudios estratégicos sobre los recursos naturales de todos los países.


Pues bien, el referéndum revocatorio se desarrolló de manera muy anormal, y se registraron filmaciones en las cuales podía verse a militantes del partido de Morales (lo que en la Argentina llamaríamos «punteros») en el mismo salón de voto indicándole a la gente cómo votar a Morales. Ante las numerosas pruebas de fraude recogidas Todd Stern dijo que sólo se trataba del milenario «voto comunitario» y legitimó las elecciones. ¿Un «pesado» del CFR yanqui avalando con desparpajo los fraudes del «antiimperialista» Evo?


Parece que el mundo es un poco más complicado que las películas de Rambo en las que creen los liberales, y que la «historia tan bonita» que el papá de Ismael Serrano ya le contó un montón de veces a los zurdos…

Deja un comentario