Españoles de Cuba

España: Docentes y el protocolo ante el coronavirus

*Nos llega este mensaje a través de las redes sociales y como tal se lo transmitimos a nuestros lectores.

“Para aquellos que piensan que las protestas de los docentes por volver a las aulas en septiembre, tienen como único objetivo poder vaguear, zanganear, gandulear, holgazanear (escojan el sinónimo que deseen), les voy a explicar unas cuantas cosas??(uy, perdón) ??

1. Se nos exige que elaboremos un protocolo Covid: por si alguien aún no lo sabe, no somos ni médicos, ni epidemiólogos, ni técnicos o entendidos en la materia más que cualquier ciudadano de a pie. Recurso que les sale a precio de ganga (gratis, para ser más exactos) y solución que les sirve para lavarse las manos como Judas cuando algo salga mal, porque atención, primicia: la culpa será única y exclusivamente nuestra.

ADVERTISEMENT

2. Se nos pide que aseguremos un distanciamiento de 1,5m en las clases. Por si sois de letras, ya os lo digo yo. Me falta aula o me sobran niños. Peeero, en vez de desdoblar clases, en algunos centros suprimen unidades y aumentan la ratio. No contaban con su astucia, ¿eh?

3. Seguimos: los alumnos se han de lavar las manos 10 veces al día, pero sin que se aglomeren en el baño. A unos 25 alumnos por grupo (a veces son más y en secundaria pasan de los 30) multiplicado por las unidades que hay en los centros, me vuelven a sobrar niños y me faltan baños.

4. Otra perla: detectar precozmente casos sospechosos de Covid…¡casos sospechosos!Debemos diferenciar una alergia, resfriado común, una bronquitis (muy común entre los pequeños), de Covid, porque todos sabemos que en enfermedades, los profesores debemos ser expertos también.

5.Impedir el contacto de alumnos de diferentes grupos entre sí. Esto es durante los cambios de clases, recreos o visitas al baño. Porque además de maestros, arquitectos de interiores, médicos y especialistas en epidemias, somos magos.

6.Y ya si queda tiempo, ejercer la que es nuestra primera, única y auténtica labor y responsabilidad: enseñar y atender al desarrollo global de nuestros alumnos. Pero eso ya, si da tiempo, que no es importante.

Como ven, no es no querer volver, es querer hacerlo en condiciones que garanticen la salud y la seguridad de TODOS. En vez de dar soluciones, lo que han hecho es desentenderse, escudándose en la autonomía de los centros para que desde éstos se resuelva la papeleta.

Sin ofrecer recursos, sin ningún tipo de protección, sin bajar la ratio, sin formación. Nos echan a los tiburones envueltos en panceta, a los docentes y a vuestros hijos.

En septiembre, los colegios e institutos reunirán todas las condiciones necesarias, sin excepción, para que se produzcan miles de contagios: espacios cerrados, gran aforo, sin mascarillas, sin poder respetarse las distancias de seguridad y con una elevada aparición de casos asintomáticos (por las edades en que nos movemos) que hará imposible la detección precoz pero sí facilitará la propagación de la enfermedad. Y ahora, hagan sus cuentas y multipliquen el número de personas que asisten a un centro educativo por el número de personas con las que tienen contacto fuera, y vuelvan a decirme que me quejo porque soy una vaga y no quiero trabajar. #VueltaSegura

Salir de la versión móvil