• La orden fue creada para  “premiar la lealtad acrisolada” algo de lo que carece esta señora que sirve, antes que a nadie, al régimen de La Habana y no representa a los españoles de Cuba.

El embajador de España en Cuba, Juan José Buitrago, impuso a María Antonia Rabanillo, presidenta de la Agrupación de Sociedades Castellanas y Leonesas en Cuba y de la Colonia Zamorana, la condecoración de la Orden Isabel la Católica, en la categoría de Encomienda, en un acto que tuvo lugar el pasado lunes, día 8.

Buitrago señaló que tales distinciones fueron emitidas en junio del presente año por el rey de España, Felipe VI, en reconocimiento a la labor de los premiados, por afianzar los lazos de amistad entre ambas naciones y promover la cultura.

La Real y Americana Orden de Isabel la Católica es una distinción de España, instituida por el rey Fernando VII el 14 de marzo de 1815, con el nombre de Real y Americana Orden de Isabel la Católica, con el fin de «premiar la lealtad acrisolada y los méritos contraídos en favor de la prosperidad de aquellos territorios».​

En la actualidad depende del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. El gran maestre de la orden es el rey de España mientras que el gran canciller de la Orden es el ministro de Asuntos Exteriores. Todos los títulos de las condecoraciones de la Orden deben llevar las firmas de ambos.

Anuncios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here