Diana Montané: Los orígenes de la Universidad y Salamanca

«…Al hablar de Renacimiento, la mente viaja a Italia y vuela sobre las genialidades que fueron fruto de las mentes avanzadas de Miguel Ángel, Donatello, Brunelleschi, étc. La luz abre paso a las sombras que supuso el gótico “arte de godos, y bárbaros”. Otro falso mito, pues la luz entraba igualmente en las catedrales creando espacios diferenciados que simulaban una Jerusalén Celeste.  Pero es que antes de este Renacimiento con mayúsculas, hubo otros, más discretos, aunque el que nos concierne es el que sucedió en el siglo XII. Ellos se llamaban modernos a sí mismos, para diferenciarse de los clásicos.

Decía Bernardo de Chartres: “Somos enanos a hombros de gigantes” (lo que significa que se sabían pequeños en comparación con los antiguos, aunque al estar encima de sus hombros, eran capaces de ver más allá).

Esta apertura a la antigüedad permite que entre el aire fresco de la cultura clásica. Por lo que se crean las universidades. Hay un debate sobre cuál fue la primera. París y Bolonia se disputan el primer puesto, ya que en Bolonia empezaron a hacer bullir el espíritu universitario antes, con una escuela de juristas, aunque parece que la primera que se denominó como tal fue la de París…»

-Más información en el enlace: http://onceulab.com/los-origenes-la-universidad-salamanca/

Salir de la versión móvil