El tema de Máximo Gómez sigue levantando ronchas en Cuba. Esta vez el portal oficialista Cubadebate dedica un lago artículo donde se expone el punto de vista de la historiografía insular sobre el ex militar español que es Cuba se puso al servicio de la insurrección.

El autor del texto titulado ABC contra Máximo Gómez es Carlos Rodríguez Almaguer Martínez. En el mismo, una vez despojado de la maloja ideólogica se recuerdan hechos históricos que bien vale la pena resaltar. Entre ellos las razones por las cuáles no prosperó la reunificación entre la Española y la Madre Patria en 1861.

Destaca Rodríguez con mucha razón que «Las humillaciones y el desprecio de la monarquía española a sus nuevos aliados» provocaron una gran decepción entre los oficiales criollos leales a España, entre los que se encontraba Gómez, «comenzando por la negación a que los oficiales criollos formaran parte del ejército de línea de Su Majestad, el otrora ejército de la república se ve reducido a unas simples milicias con el nombre de Reservas Dominicanas. Las diferencias de salarios entre los oficiales españoles y sus homólogos dominicanos han quedado registradas en los documentos oficiales». Otros motivos de resquemor lo provocaba el racismo hacia la jefatura de color por los oficiales peninsulares habituados a la esclavitud en Cuba, así como el papel jugado por la Iglesia empeñada en moralizar las costumbres de la población.

Aunque el autor afirma que la participación de Gómez fue breve, no es menos cierto que la misma no estuvo por el lado «bueno» de la historia, sino todo lo contrario. Lo cual significa que en joven Gómez no creía viable la independencia de la parte española de la isla.

En cualquier caso, tanto el historiador oficialista como el diario ABC, olvidan que Gómez tampoco creía en la solvencia de sus compañeros de Guerra para llevar a bien la independencia de Cuba, y por esa razón, fue uno de los artífices de la intervención norteamericana, convencido que bajo el paraguas de Estados Unidos los cubanos no convertirían a Cuba en lo que se había vuelto la República Dominicana terminada la soberanía española en 1865: un país en crisis permanente hasta el día de hoy.

Deja un comentario