Inicio Firmas Cuando ellos callan

Cuando ellos callan

0

-Por Andrés Alburquerque

CUANDO ELLOS CALLAN


¿Se acuerdan de Andrew Gillum? Claro que sí; el hombre que estuvo a punto de convertirse en nuestro gobernador y que tenía como compañero de campaña a Chris King; bueno, la izquierda lo ha sepultado vivo; evitan mencionarlo a toda costa porque lo sorprendieron enviando carne hacia el interior en un hotel de South Beach y yo deseo dejar bien clara mi postura en este y en cualquier caso similar: para mí; las inclinaciones sexuales, las preferencias; las fantasías y el erotismo de cada cual es un terreno totalmente personal en el que adentrarse y utilizarlo no es más que moralismo barato; puritanismo, hipocresía y bajeza moral de la peor; quien sea que utilice la vida privada de las personas con fines políticos es un microbio; PERO; siempre hay un pero; esto debe valer para todo el mundo.

Yo vi con simpatía desde el punto de vista social la presencia de un hombre abiertamente homosexual en la campaña demócrata; me pareció positivo y decididamente un paso adelante; pero Buttigiec llegó y plantó bandera sin medios términos ni teatros. El señor Gillum no; el individuo se nos presentó como un tradicional padre de familia, muy convencional el y muy cool y después resulta que en una sola madrugada descubrimos que había cometido DOS delitos desde el punto de vista legal: pagar por servicio sexual y consumir o estar presente donde se consumían sustancias prohibidas; pero por sobre todas las cosas cometió un delito moral: hipocresía; disfruta la homosexualidad pero no tiene los testículos de asumirlo valientemente como hacen millones de compatriotas; ese era el personaje que los demócratas deseaban imponernos y casi lo logran.

Si ser homosexual es tan normal para su partido qué motivo tenía para fingir y esconderse?; pero lo que más me irrita es el silencio de los operativos de la Cuarta que se pasan la vida colgando fotos eróticas de Melania pero no dijeron ni una palabra sobre el junkie que pagaba gigolos para gozar el download. Para los que no conocen el slang le explicó que dada la persistencia de los prejuicios y estereotipos raciales muchos negros homosexuales utilizan ese cobarde eufemismo para enmascarar semánticamente su inclinación homosexual; ellos no son gays sino que están en el download. Fíjense hasta donde llega el prejuicio y la ambigüedad de algunos.

Lo que le ocurrió a este señor es una desgracia que rompió un matrimonio y que hará de sus hijos el objeto del abuso verbal y el desprecio de sus amiguitos y condiscípulos; la gente no es tan buena ni tan abierta de mente como pretende aparentar. La vida personal no debería jamás ser un talón de Aquiles; pero ¿se imaginan ustedes si en esa habitación repleta de droga, vomito, estimulantes sexuales y sexo oculto y reprimido hubiera sido encontrado Marco Rubio? ¿o Ron De Santis? Las caricaturas hubieran llovido; los operativos de la Cuarta se estarían aún mofando de ellos como si hubiese ocurrido ayer.

Cuando ellos callan; busquen; hurguen porque algo hay detrás…

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario Cancelar respuesta

Salir de la versión móvil