Carta abierta a los imbéciles

0
674

Para comenzar he catalogado de imbéciles a los que aplauden las decisiones, creencias y opiniones del actual presidente de los EE.UU, porque en España estamos sometidos a una ley de mordaza que nos tiene reprimidos a los que le damos a los teclados, porque al representar el poder imbécil del dinero sucio, del dinero innecesario, del inmoral, el fácil cuando se tiene tripa para contarlo y afanarlo, en España nadamos en abundancia de gente de la misma calaña del presidente actual de los EE.UU, reflejo claro y transparente de la mucha gente brutal e inculta Usa, prima hermana de que habita por aquí y por otras muchas partes.
Y, siguiendo en la onda, señor presidente de los ricos analfabetos que son minoría mayoritaria en Usa, quiero comunicarle a usted y a todos los suyos, que servidor es admirador de la gente que llega (desgraciadamente por culpa suya, de los suyos y de los simpatizantes mundiales de lo suyo) en patera. Y mi admiración se basa en el coraje que hay que tener, en los cojones y en los ovarios (y lo expresa alguien que ha navegado bastantes años) necesarios para poner rumbo hacia el horizonte de la mar, montado en el bordo en un cayuco de las dimensiones que suelen tener las pateras.
La gente que llega y sobrevive, al margen de consideraciones de coraje, es gente guapa en el sentido más amplio del concepto de guapura como raza de personas, supuesto que los hombres de color negro o los tintados por las mezcla de colores de pieles tostadas, tanto en su condición o género masculino o femenino, aparte de que tienen un mejor paquete muscular que nosotros los blancos, tienen unos órganos genitales reproductores, que al lado de los suyos o de los míos, de tener vergüenza, en su caso creo que no, haríamos, blanco por blanco, usted y yo incluidos, el ridículo más espantoso.
Usted y yo, señor presidente, que me figuro que tendrá el cuerpo lleno de pelos por su proximidad evolutiva en su condición de mulato del Homo Sapiens con el Homo Neandertal, aunque gaste el tinte por litros diarios, habrá conseguido el color a tortilla francesa de su cabello; pero no ha conseguido escapar de la nada; del vacío cruel que se determina en su  mirada sosa, cuando en contadas ocasiones, he dedicado algunos segundos a analizar la tremenda gilipollez de querer lucir un pelo ausente de usted y postizo en su cabeza como único continente.
La mujer negra, no necesita de tantos afeites como la blanca para resultar femenina y atractiva. La blanca, no voy a recurrir al dicho de que suelen ser las reinas de las cuchillas de afeitar y de las cremas para taparse las tempranas apariciones de la celulitis; sino que sometidas a las tremendas carencias y vejaciones que en sus países originarios los endeble y malas leches de los blancos las hemos sometidos, hace ya muchos años que se hubiesen convertido en hembras horras.
Si llevo prácticamente toda mi vida sin apenas haber bebido más allá de dos o tres litros de coca-cola; si cuando empieza una película de los made usa, cambio de canal; si la literatura, la poesía ¿existe?, las costumbres de un pueblo tan violento y bárbaro no me han interesado nunca, me faltaba a la vejez el hecho sobresaliente en crueldad gratuita hacia los niños, hacia los más débiles de la cadena evolutiva humana, aplaudida por un puñado muy grande de comemieldas de aquel y de estos continentes, que no tienen los cojones suficientes de hacer una retirada masiva de todas sus legaciones diplomáticas de un país que ahora, más que nunca, me avergüenza que naciera gracias a la tremenda ayuda logística que en su día le dispensara esta España, que, como mucho resto del mundo, le tienen miedo y van detrás de su sistema brutal de generar dinero para las élites del cañón de la pistola.
Está claro que este escrito no va a llegar a sus manos porque las tendrá entretenidas en contar dinero y dividendos para cuando la espiche se los lleve todos consigo sin que le falte un solo dólar. Pero, por si algún comemieldas de los que tiene a jornal para lavar ropa, quiero que sepa que si de siempre los usa me han caído mal, tirando a muy mal, desde esto de los niños, no solo usted señor presidente, espejo claro y transparente de la idiosincrasia gringa, sino que todos sus palmeros, todos los demás países que siguen babeándolos porque disponen de dólares, por mi parte, hechos un paquete, atados con un lazo, se pueden ir al más puro carajo que pueda existir.
Y, vuelvo a insistir, me expreso así, porque mi teclado está sometido a una ley mordaza cristiana. De lo contrario hubiera empezado preguntándole ¿Qué cojones está usted haciendo con los niños separados de sus padres, ahogados sus llantos por los aplausos de los comemieldas que lo babean?
Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

1 COMENTARIO

  1. Juan Eladio Palmis Sánchez, Comenzaré por decirle que más ímbecil lo es usted. Se ha metido a opinar sobre algo de lo cual no parece estar bien informado. Por lo tanto le diré que las leyes se hacen para ser observadas no para ser violadas. Durante la administración de Barack Hussein Obama también se separaron a los niños de sus acompañantes que no siempre eran sus padres. Si el acompañante es encarcelado por entrar ilegalmente en el país los niños no pueden ir a prisión con ellos. Y le digo acompañantes porque no siempre son los padres quienes vienen con ellos. ¿Dónde está su enojo cuando esos padres envían a los niños solos con coyotes que no saben quienes son ni que le harán a los niños? ¿Sabía Ud que la niña llorando de la foto NO fue separada de su madre en ningún momento? Eso lo declaró el padre en Honduras quien por cierto también dijo que su esposa se fué dejando atrás a otros dos niños. La cónsul hondureña ratificó la declaración del padre. La Revista Time también se vió obligada a rectificar su desinformación al respecto. Para terminar le pregunto ¿Si alguien entra a su casa sin su autorización,que haría Ud llamaría a las autoridades competentes o le daría albergue, alimentación y demás gastos en detrimento del bienestar de su familia? Ocupese de opinar sobre España y no se meta donde no lo han llamado.
    Jose Bello

    • Estimado Sr., criticar una opinión con otra está permitido, descalificar a título personal no. Creo que sus aclaraciones son pertinentes, pero pierden mucho valor habiendo comenzado tan mal. Comportémonos civilizadamente. Muchas gracias.

  2. Gracias; pero los Usas no merecen tener legaciones diplomáticas de países que presumen de disponer de un grado normal de humanidad.

  3. ¡Coño, se me había olvidado el tradicional poema. Aquí va:
    PATRIA ARRIBA Y ABAJO
    Patria arriba,
    patria abajo.
    Sube y baja,
    viene y va la patria.
    Y el general
    y el obispo,
    entre vaso y vaso,
    hablan de patrias
    y dioses,
    repartiendo
    todo el trabajo,
    cuidando
    que no quede nada
    para ellos.
    Patria arriba,
    patria abajo,
    sube y baja,
    viene y va,
    moviendo ese mundo
    donde el de arriba duerme,
    y el de abajo
    lo hace en el suelo,
    o como gallina
    duerme en el palo.
    Patria arriba,
    patria abajo,
    y todavía no sabemos
    exactamente
    qué quiere decir patria
    y cuál es su verdadero
    significado;
    y qué pasa cuando está
    arriba,
    y qué,
    cuando está abajo.

  4. Además de las vulgaridades e insolencias, no dice usted nada de importancia en su artículo.- No voy a hacer un análisis de la situación de los niños, puesto que ya mi compatriota José Bello lo explicó en su comentario.- Supongo que detrás de su catilinaria se esconda la bandera roja de Pablo Iglesias, de los Castros,etc.- Que lástima que un periódico tan respetado en Cuba hasta la década del 60 albergue entre sus miembros a un articulista tan indeseable. Que bueno que usted ame tanto a los niños y que tenga tan poca edad, y que tampoco haya leido las noticias sobre el Remolcador «13 de Marzo», hundido por las naves castristas, en el que perecieron 37 personas, incluyendo 10 niños.- Que lástima que usted no haya leido, sobre los pueblos prisioneros en Cuba.- Se lo digo brevemente: Los castristas, que se veían impotentes ante el empuje de las guerrillas que operaban en el Escambray, se acordaron de un general español bien conocido en Cuba y en el mundo entero.- Este general decretó la reconcentración.- Los Castro hicieron lo mismo, llevándose las familias campesinas del Escambray hasta Pinar del Río y la mayor parte de las cabeza de familia estaban presos.- Cuanto cientos de niños sufrieron esta crueldad.- Prefiero creer que usted no sabe nada de esto.

    • Todo eso que Ud. dice es muy cierto y ocurrió de verdad, pero ¿qué tiene que ver con lo que dice el articulista? Aquí cada cual tiene derecho a expresar sus opiniones, para eso hemos creado este portal y los comentarios, mientras sean respetuosos, como el suyo también.

  5. Intuyo, porque no he pisado, ni espero hacerlo, en concreto el territorio de los Usas; pero por varias razones he viajado bastante por el mundo y he visto, además de en España, los hechos de los gringos. Mi opinión particular la tengo clara al respecto: Creo que una pobre gente (los Usa) son invadida por unos desalmados que vienen del sur y de todas partes a fastidiarle su estado que no injiere absolutamente nada que no sea la felicidad del mundo….y los pajaricos cantan, y las nubes se levantan. Fin

  6. Soy un pobre ignorante; el clásico zoquete español que aprovecha el salvado y desperdicia la harina. Además de un atrevido que tiene la osadía de poner en duda la justicia universal que tan magistralmente representan y ejecutan los gringos con su líder Trump a la cabeza. En cuanto a lo de articulista indeseado, pídale al señor director mi cese, y a lo mejor le hace caso.

  7. Siento mucho que Sr. director no haya entendido mi idea.- Cuando ocurrieron estos hechos,de lesa humanidad, el articulista era mayor de edad y supongo que periodista, sin embargo no levantó ni su voz ni su pluma, para acusar a los genocidas.- Estos niños no han muerto, aquellos si.- Creo que es posible que el amor por la niñez aparezca despues de las canas.- La razón del vocablo «indeseable» es la respuesta al lenguaje soez y ofensivo empleado en el artículo.- Tuve el privilegio de leer Diario de la Marina en la década de los 50, tengo un libro de José I. Rivero: «Prado y Teniente Rey».- En mi libro «Tres generaciones» aparecen algunas reseñas de ese libro.- Hago esta explicación, para decir al final que ese lenguaje jamás fue utilizado en el rotativo habanero

  8. Para Celso Martinez: Las formas, las puñeteras formas, constituyen en muchas ocasiones el malvado amasijo que nos ha llevado a que dentro de un verdadero Creciente Fertil del Conocimiento, la comunicación y la tremenda posibilidad de generar recursos, las formas dicten que comunismo es malo, muy malo, capitalismo bueno, muy bueno; pero jamas en la historia del hombre se ha utilizado con tanta violencia envuelta en formas el degüello universal a la sonrisa.
    El Diario de La Marina fue y es, lo que se apellida, un diario conservador, en el que, en teoría yo no pinto nada, supuesto que desde que me reconozco, empecé luchando contra el franquismo, sus herederos, y, sin salir de aquí, me han sobrado y me sobran injusticias brutales e innecesarias para mis opiniones. Sigo esperanzado en el despertar de América Morena a la que nunca le llegará la sonrisa por la vía del capitalismo yanqui ni el servilismo que ha logrado implantar. Es mi forma de pensar. Los tacos son énfasis con la esperanza de que subamos más rápidos a los palos a lanzar las velas de la justicia. Cordiales saludos de Palmis.

  9. Sr. Administrador, Hoy me di de baja de su publicación porque para propaganda comunista con la que tenemos en EU por parte de la mayoría de los periódicos y noticieros es mas que suficiente. En cuanto a que comencé mal mi comentario parece que Ud no leyó el artículo que escribió el Sr. Palmis. El nos llamó a los que apoyamos la actual administración de los EU imbéciles, yo sencillamente le devolví el piropo.

Deja un comentario