Las Islas Canarias son la síntesis más natural y perfeccionista que hay entre lo ibérico y lo criollo. Puente natural hacia el Nuevo Mundo, el escritor peruano Jorge Benavides ha dicho en alguna ocasión que estamos ante una geografía africana, una sociología hispanoamericana y una cultura española. Asimismo, el isleño canario ha representado en multitud de ocasiones la figura del pionero; por desgracia, algo poco reivindicado en nuestra cultura (al contrario de lo que ocurre para con los anglosajones) debido al infame peso de la Leyenda Negra; por el más que la historia del vasto y promisorio continente americano se empeñe en enseñarnos lo contrario.

Con todo, con Emilio Acosta Ramos, nuestro pana de Venezuela Colonial (1), reivindicamos el legado canario de norte a sur. A saber:

-Los isleños de Luisiana (cuyos descendientes se concentran en el Bayou; siendo que la Luisiana histórica era el camino francés hacia el Canadá, un territorio mucho más grande y hasta impreciso que el actual y homónimo estado).

-Los canarios fundadores de San Antonio, una de las ciudades más señaladas y punteras de Texas.

-La importancia canaria en Venezuela (apodada cariñosamente como «la octava isla»), antes y después de la Monarquía Hispánica.

-La abrumadora descendencia canaria en Puerto Rico; isla cuya identidad no se entiende sin este aporte poblacional (complementario al inicial andaluz y a otras migraciones tanto de la Península como del continente hispanoamericano).

-El papel de los canarios en Cuba, aún tan vigente como recordado.

-Canarios en los confines del Cono Sur (Argentina y Uruguay, especialmente).

Con datos históricos explicativos como el Tributo de Sangre, asimismo amenizamos esta charla donde también sale a relucir la ligazón de Canarias con Sevilla o Canarias como la cuna del ron, aliñando todo ello con chispeantes anécdotas que tienen su reflejo en la actualidad.

¡Pasen y vean!

NOTAS

(1) Sobre Emilio Acosta Ramos, véase:

https://www.youtube.com/channel/UCt0Ux-WM6CICG1zGNxSsXgg

https://www.youtube.com/channel/UCAvjCJ_n_yve8E_CKrgaFHQ

Artículo anteriorCuando Sevilla era la puerta de América
Artículo siguienteNecesidad de asumir un enfoque científico ante la Epidemia

Deja un comentario