Por Juan Felipe Benemelis

La revolución y la guerra del 1895 la organizó en la manigua y la llevó a cabo Antonio Maceo… poco honor se le rinde que se olvidan la fecha de su nacimiento…

Cuando se consultan los periódicos de Europa y USA, del 1878 al 1898… La persona que personifica e identifica a lucha por la independencia es la de Antonio Maceo… el único nombre que se enarbola y repite… nadie más…

Fue la única muerte de un patriota cubano que conmovió al mundo entero… hubo países en duelo… Nosotros los cubanos ya en la República sólo le dimos el rango segundón de «brazo armado»… y apenas nos referimos a la increíble campaña militar en Pinar del Río, donde se enfrentó a 18 columnas de 10,000 soldados cada una… Maceo contra 180,000 soldados… No por gusto los más afamados generales alemanes, Heinz von Guderian, Von Manstein, kesselring la estudiaron… Y ya el 7 de diciembre, su caída pasa sin penas ni glorias… mientras erigimos altares de otros patriotas…


Pocos se preguntan la razón por la cual cruzaba la “trocha”… qué hubiera pasado si hubiera llegado a la reunión Gómez-Masó… donde Gómez proponía entregarle la jefatura del ejército y Masó la presidencia del gobierno… por eso, como sus más allegados generales dijeron (Miró, Gordon, etc.) lo matan al pasar la trocha, una combinación de españoles ya alertados en donde estaba por un espía en su Estado Mayor (Zertucha) con los generalitos mambises habaneros que se oponían a que un “negro” los mandara… los dos intentos por desenmascarar y aclarar su asesinato (en su exhumación su cuerpo además estaba macheteado… los españoles no usaban machetes) el de Vasconcelos fue atajado por Batista y el de Luciano Franco por órdenes de la “Bestia”… Quizás algún día se haga justicia al criterio de Miró Argenter y no a la versión de su muerte que han repetido todos nuestros historiadores que se basa precisamente en el relato del espía y delator Zertucha…


Hasta que no estudiemos y presentemos la verdadera historia de las dos sanguinarias guerras por la independencia por ambos bandos, sus jefecillos feudales, sus bandoleros «patriotas», sus generales racistas,, y no sus editadas y selectivas versiones color de rosa llena de santos y románticos, no entenderemos nuestra volátil nación..

Deja un comentario