InicioFirmas¿Afganistán? No mires tan lejos...

¿Afganistán? No mires tan lejos…

Date:

Del autor

Sylvie, obra icónica de Öyvind Fahlström, en el Museo Reina Sofía

Madrid, 2 de diciembre de 2022. Querida Ofelia, El Museo Reina...

 El formato original de Mercurio y Argos de Velázquez en el Museo del Prado

Ilustración: Mercurio y Argos (Original sin añadidos con marco...

Margarita Rita Rica Dinamita en el Museo Reina Sofía

Foto: Ceremonia de Amor y Paz en Kaminal Juyú....

Tiempos turbulentos: Fernando VII, Carlos IV y Bonaparte

-Por Emilio Acosta Ramos A principios del siglo XIX la...

La Hispanidad empieza en Cuba

entre otros valores, Cuba encabeza el sentimiento de Hispanidad, porque se lo ha ganado

*Extraemos del muro de Facebook de Julián Gómez Brea.

NO MIRES TAN LEJOS, ROJERAS

-Por Pedro Ramiro

Ahora, con lo de Afganistán, comienza a verse, con toda su cruda desnudez, la hipocresía de nuestras izquierdas; más, si cabe, que antes, aunque algunos ya hace muchos años que tenemos calados a nuestros cínicos progretontos.

España lleva décadas siendo colonizada, lenta pero imparable, por los hijos del Islam; lleva décadas permitiendo una inmigración masiva y descontrolada, protagonizada, principalmente, por los seguidores de Alá.

Mohamed ya es el nombre más común en muchos barrios españoles. Y en otros muchos barrios ya hay más mezquitas que iglesias católicas. Esta es la cruda realidad.

¿Te preocupa Afganistán? Vale, pero preocúpate también, un poquito al menos, por lo que dentro de poco será Españistán, un emirato integrado en la futura Eurabia.

Preocúpate en pensar un poquito qué sucederá, si no con nuestros hijos, sí en un futuro, no tan lejano, con nuestros nietos.

¿Prefieres hablar de Messi y de las mujeres y niñas afganas? Pos fale, pos güeno, pos malegro, pero ten la decencia de no llamar «fachas» a quienes sí observan a su alrededor; a quienes ven barrios atemorizados por grupos de Menas; a quienes contemplan, sin dar crédito, cómo nuestras jóvenes son violadas por las «otras manadas», las manadas que no salen por la televisión y contra las que nuestras femimarxistas no dicen ni pío.

A veces, lo reconozco, me gustaría ser como tú, un buen rojeras capaz de apadrinar a un niño africano, pero indiferente al futuro de nuestros niños (varones) que serán víctimas de sectarias e injustas leyes Viogen.

Me gustaría ser gilipollas, lerdo y cínico. A veces sueño que soy un joío rojeras feliz en los mundos de Yupi; un tontolaba sin ninguna preocupación, salvo, por supuesto, la de practicar el «noble» deporte de cazar fachas.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Firmas

Deja un comentario